Príncipe de Saboya abandona Ginebra para instalarse en Italia en enero

El príncipe Manuel Filiberto de Saboya abandonará Ginebra el próximo enero para instalarse en Italia, según publica hoy la prensa local ginebrina. En declaraciones al diario Tribune de Genève, el príncipe señaló que vivirá entre la región de Umbría y Roma junto a su mujer, Clotilde Courau, y sus dos hijas. "Suiza es maravillosa. Se vive muy bien. He nacido aquí y amo este país, pero mi corazón es italiano. Y debo decir que he soñado durante treinta años volver a mi país", aseguró el aristócrata. La prensa italiana informó ayer de que los Saboya, herederos del último rey de Italia, ha reclamado al estado italiano una indemnización de 260 millones de euros por los "daños morales sufridos al haber sido obligados al exilio", que duró cincuenta y ocho años. "Por mis treinta y cinco años de exilio yo reclamo 90 millones. Por los de mi padre 170. Todo porque el estado italiano ha violado la Convención Europea de los Derechos del Hombre", agregó el príncipe. En caso de ganar la demanda, Manuel Filiberto explicó que "vamos a constituir una fundación no lucrativa. La totalidad del dinero se invertirá en Italia para hogares populares, bolsas de estudios y la construcción de una o dos escuelas. Haremos lo que el gobierno actual no hace".