Prohibido fumar sobre las tumbas en Polonia

Fumar en los cementerios de la ciudad de Olsztyn (noreste de Polonia) estará prohibido desde mañana, coincidiendo con el día de Todos los Santos, con multas de 500 zloty (130 euros) para los que se dejen vencer por el tabaco y "falten al respeto a los muertos". Los sacerdotes de esta localidad quieren unirse así a la lucha contra el tabaco y fomentar el respeto en los lugares públicos en una fecha tan señalada como el 1 de noviembre, cuando millones de polacos acuden en masa a los cementerios para recordar a sus familiares fallecidos. "Fumar en los cementerios es una falta de respeto a los muertos que están allí enterrados, además de evidenciar una carencia de delicadeza, cultura y sutileza", dicen los sacerdotes de Olsztyn en un comunicado. En otras necrópolis del país, como en Cracovia (sur de Polonia) ya está vigente esta prohibición y es ejecutada por la propia policía municipal, aunque gran parte de la Iglesia se resiste a emplear la multa en estos casos. "Creo que es mejor no multar, sino concienciar a los ciudadanos para que comprendan la necesidad de respetar la prohibición de fumar", explicó al diario Dziennik Józef Fijalkowski, vicario del obispado de Lódz (centro del país). Para los responsables del mantenimiento de los cementerios, "hay problemas más importantes que éste", y aseguran que "es muy poco frecuente que a alguien se le ocurra apagar un cigarrillo sobre una tumba o dejar ahí una colilla". Mientras, los fumadores ponen el grito en el cielo y se quejan de que esto es una injerencia en la libertad de cada uno. "No somos niños y respetamos las tumbas a pesar de ser fumadores, que nos dejen actuar libremente y así todo irá mejor", explicó a Efe Grzazyna Tomaszek, que hoy ultimaba la compra de velas y flores para acudir mañana al cementerio donde descansa su marido.