Putin quiere para su perra un collar con sistema ruso navegación por satélite

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, hizo hoy un gesto patriótico al expresar su deseo de comprar para su perra "Koni", un collar dotado de un receptor del sistema ruso de navegación por satélite Glonass. "¿Cuándo podré comprar un aparato de estos para mi perra ´Koni´, para evitar que se me escape?", inquirió Putin durante una reunión con el Gobierno al viceprimer ministro primero y ex titular de Defensa, Serguéi Ivanov, encargado de la industria militar. Ivanov, quien en ese momento informaba del lanzamiento de nuevos satélites para dar a Glonass una cobertura global, explicó que los collares para los perros y gatos y los brazaletes para los niños empezarán a fabricarse y saldrán a la venta el año que viene. El sistema de navegación ruso Glonass, de uso civil y militar, análogo al GPS estadounidense y al Galileo europeo, determina con exactitud las coordenadas de objetos que estén en tierra, mar o aire y además cumple otras labores relacionadas con la defensa. "Koni", un labrador de capa negra, ocupa un destacado lugar en la mitología política rusa, pues acompaña a Putin durante todas sus reuniones informales con visitantes rusos y extranjeros, lo que, según la prensa, ha incomodado en una ocasión a la canciller alemana, Angela Merkel. Koni es incluso la protagonista de un libro de lectura escolar en inglés que describe al líder ruso, visto con sus ojos, como "querido amo" que "lee muchos papeles", "nunca cambia sus decisiones " y "trabaja hasta la noche". Tal es su popularidad, que algún diario ruso se ha preguntado en broma si Putin, quien abandona el Kremlin en 2008, no obligaría al Parlamento a aprobar a Koni como su sucesora, como se dice que hizo el emperador romano Calígula al nombrar cónsul a su propio caballo.