Recién casados británicos suman 177 años

James y Peggy Mason, fotografiados hoy con cara de felicidad en varios diarios británicos, se han convertido en los recién casados más viejos de este país al sumar juntos 177 años. James, de 93 años, conoció a Peggy, de 84, hace sólo un mes en un centro de día para ancianos de la pequeña localidad de Paignton, en el condado inglés de Devon, y todo transcurrió rápidamente. Ella le dijo que se encontraba muy sola, él la invitó a un paseo por la playa y a los tres días después le declararía su amor eterno. "No tuve que pensármelo dos veces. Tan pronto como le vi, supe que era el hombre de mi vida. Fue el centelleo de sus ojos", explicó la recién casada. Y agregó: "Me hace muy feliz. Nos estamos riendo todo el tiempo. Encontramos la gracia en todo. La risa es la mejor medicina". Por su parte, James Mason, ex director de hotel, sentenció: "Nunca es demasiado tarde. Si uno ama a una mujer, lo mejor es casarse con ella. No tiene sentido darle largas a esta edad". A lo que la nueva señora Mason agregó: "Creemos en el matrimonio. No queríamos vivir en el pecado. Así que a los tres días, él propuso que nos casáramos". Preguntados por los periodistas qué les deparará el futuro, Peggy Mason respondió: "Felicidad. Risas. De eso se trata, ¿no es cierto?".