Regalan dos crías de foca a Alberto de Mónaco en Siberia

Las autoridades de la ciudad siberiana de Irkutsk regalaron hoy dos crías de foca a Alberto de Mónaco, que se encuentra de viaje en Rusia. Alberto II recibió ese inusual regalo durante su visita al museo de Irkutsk, la ciudad más importante en las inmediaciones del lago Baikal, el más hondo del planeta con 1.940 metros de profundidad máxima. El príncipe agradeció el presente y añadió que las crías de foca serán trasladadas al museo oceanográfico Jacques Cousteau en Mónaco, informaron las autoridades locales a la agencia Interfax. En el museo de Irkutsk, Alberto de Mónaco realizó una inmersión virtual al fondo de ese lago, que tiene más de 25 millones de años y alberga cerca de 2.000 especies de animales. Algunos de esos animales no existen en ninguna otra parte del mundo, como el diminuto "epishura", un cangrejo de apenas uno o dos milímetros de longitud. El Baikal (23.000 kilómetros cúbicos de agua) supera con creces el volumen conjunto de agua de los cinco Grandes Lagos de Estados Unidos y Canadá y está incluido en la lista de lugares de "Herencia Natural Universal" de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) desde 1996. En los últimos días, Alberto II visitó el palacio de los zares en San Petersburgo y se fue de pesca con el presidente ruso, Vladímir Putin, al río Yenisei.