Nos lo cuenta Ana Carchenilla desde hoymotor. Bajo el encabezamiento de “Hola cariño” y firmada como “con amor, M”, llegaba una carta a 30.000 holandesas, muchas de ellas casadas. Que si hace tiempo que no nos vemos, que si a ver si tomamos algo... Hasta ahí, podría tratarse incluso de un error, pero entonces un pequeño dato confirmaba que no lo era: “...he estado en París y vi un Twingo por la calle, ¿tú tenías un Twingo, no?. Me muero por saber cómo estás ahora...”.

Al llegar a este punto, la inquietud saltaba de los ojos paralizados de ellas -que buscaban recordar algo que no habían vivido-, a los ojos abiertos y agudos de él, que exigían una explicación...

Conoce la historia completa en nuestro portal hemano, hoymotor