Retiran cargos contra el actor irlandés Rhys-Meyers, acusado de embriaguez

La Fiscalía irlandesa retiró hoy los cargos que pesaban sobre el actor Jonathan Rhys-Meyers, detenido el pasado mes en el aeropuerto de Dublín por embriaguez y alteración del orden público, informaron fuentes oficiales. Meyers, cuya madre falleció hace sólo unas semanas, no compareció ante el tribunal dublinés que lo iba a juzgar, pero, por boca de su abogado, aceptó su responsabilidad, pidió perdón por sus acciones y ofreció una donación económica a una asociación caritativa. La Fiscalía decidió retirar los cargos porque prefiere tratar el caso a través del "Programa de Amonestación de Adultos", lo que significa que el actor no tendrá antecedentes penales. En el momento de la detención el 18 de noviembre, Meyers, de 30 años, trataba de tomar un avión hacia el Reino Unido después de pasar el fin de semana en la capital irlandesa promocionando su última película, "August Rush", de la directora Kirsten Sheridan. El actor perdió los nervios cuando los responsables de la aerolínea le impidieron embarcar al considerar que no estaba en condiciones de viajar. Meyers, natural de la localidad de Cork (sur de Irlanda), fue entonces detenido y llevado a una comisaría de la Garda (Policía irlandesa), donde fue acusado formalmente y puesto después en libertad bajo fianza. El actor irlandés se dio a conocer internacionalmente en 1996 en el papel del asesino del líder revolucionario del Ejército Republicano Irlandés (IRA) Michael Collins, en la película homónima, y dio en 2005 el salto definitivo al trabajar a las órdenes de Woody Allen en "Match Point".