Rowling llora de emoción al volver a la casa donde creó a Harry Potter

La escritora británica JK Rowling se echó a llorar de emoción al recordar sus difíciles comienzos en una visita al modesto apartamento donde creó a Harry Potter durante la la grabación de un programa de televisión. La millonaria autora ha permitido a las cámaras entrar en el pequeño piso de una habitación donde vivía en Edimburgo cuando comenzó a escribir la saga del famoso mago y al que no había vuelto en más de una década, a pesar de estar sólo a unos kilómetros de la mansión donde vive ahora. "Aquí es donde realmente di un giro completo a mi vida. Vi vida cambió realmente en este piso", dijo la autora al ver en su antigua casa algunos de sus libros, informó hoy el tabloide británico "Sunday Express". "Si hubiese sabido que en diez años volvería con un equipo de televisión y estarían mis libros publicados en la estantería de otra persona en esta habitación... Es realmente increíble", añadió. Ese momento fue captado por el equipo que está grabando el programa "JK Rowling... Un año en la vida", que ha seguido a la escritora mientras escribía el séptimo y último libro de la saga, "Harry Potter and the Deathly Hallows". El documental ofrece un retrato íntimo de una escritora que una vez dependió de la ayuda de sus amigos y que ahora tiene una fortuna valorada en uno 500 millones de libras (unos 700 millones de euros). JK Rowling, que ha reconocido que sus años en ese piso ayudaron a definir su carácter, tuvo que permanecer incluso durante un corto periodo de tiempo en un piso facilitado por los servicios sociales antes de encontrar ese apartamento. La autora, que vivía con unos ingresos de unos cien euros semanales, había pedido unos 5.600 prestados a una amiga para pagar a alguien que cuidara a su hija, Jessica, mientras asistía a la universidad. Fue durante sus estudios cuando comenzó a escribir "Harry Potter y la piedra filosofal", el primer libro de la serie. La autora ha destacado en ocasiones lo diferente que era la vida en su edificio y en el vecindario que tenía sólo a unos minutos. "La violencia, el delito y la adicción eran parte de la vida diaria en esa parte de Edimburgo", ha recordado JK Rowling, quien, tras vender con sus seis primeros libros 325 millones de ejemplares, rompió con el último récords al registrar ventas de 11 millones de copias en tan sólo 24 horas. Un libro de cuentos de la autora que ésta definió como "una maravillosa forma de decir adiós" al famoso mago se adjudicó este mes, con fines benéficos, por 2,7 millones de euros, con lo que parece que, esta vez sí, Rowling y el mundo se despiden de Harry Potter.