Los Saboya pide 260 millones de resarcimiento por prohibición volver a Italia

Los herederos del último rey de Italia, Víctor Manuel de Saboya, y su hijo, Manuel Filiberto, piden al Estado italiano 260 millones de resarcimiento por los daños morales sufridos al haber sido obligados a 54 años de exilio por la Constitución italiana. La petición de los Saboya será anunciada esta noche en el programa "Ballaro" del canal público RAI, que entrevistará a Manuel Filiberto. Asimismo, los Saboya piden que les sean restituidos todos los bienes que fueron confiscados a la familia en el momento del nacimiento de la República italiana. Los herederos del último rey de Italia, Humberto II, aseguran que durante estos años se violaron los Derechos Fundamentales del Hombre, establecidos por la Convención Europea. Según se adelantó hoy, la petición, una carta de siete páginas firmadas por los abogados de la familia Saboya, llegó hace 20 días al presidente del Gobierno, Romano Prodi, y el jefe del Estado, Giorgio Napolitano. El programa explicó que desde la presidencia del Gobierno se ha informado "de que no sólo no se pagará nada a los Saboya sino que se responderá pidiendo un resarcimiento por los daños causados a la Historia de Italia por la ex familia real". El Gobierno se refiere a cuando el padre de Humberto II, Víctor Manuel III tras la petición de Mussolini firmó las leyes raciales y bajo sus ojos fueron deportados y asesinados miles de judíos italianos. Tras el fusilamiento del dictador Benito Mussolini, un referéndum acabó en 1946 con la monarquía italiana y el Rey Humberto I fue obligado al exilio. Desde entonces, sobre los varones de la Casa de Saboya pesó una prohibición, recogida en la Constitución, para entrar en Italia, hasta que en 2002 el Parlamento derogó esta disposición y la ex familia real pudo regresar al país. Los Saboya tienen ahora total libertad para entrar y salir del país y desde su regreso se han convertido en protagonistas de las crónicas rosas y de sucesos. Como cuando el 25 de septiembre de 2003 Manuel Filiberto se casó en Roma con la actriz francesa Clotilde Coreau, o después en junio de 2006, su padre, Víctor Manuel, fue detenido por orden de un juez de Potencia, en el sur de Italia, acusado de corrupción y explotación de la prostitución.