Sanz quiere atravesar EEUU en autobús y evita hablar del veto en Venezuela

El cantante español Alejandro Sanz, que el 16 de noviembre iniciará una gira de conciertos de cuatro meses por EEUU, dijo hoy que buscará atravesar el país de este a oeste en autobús y motocicleta, y evitó referirse a la decisión del Gobierno venezolano de no permitirle presentarse en Caracas. "Por primera vez haré la gira completa en autobús y al final del recorrido tenemos pensado montarnos en moto y atravesar el país de este a oeste", expresó Sanz e Efe. Tras suspender su gira en mayo por estrés, el intérprete de "Corazón partío" ha intervenido en 27 conciertos en España, y el 16 de noviembre comenzará en el Anfiteatro Gibson de Universal City (California) su gira por EEUU con "El tren de los momentos". El cantante se muestra encantado ante la perspectiva de la gira, mientras evita comentar el juicio contra dos de sus empleados en Miami (EEUU), sobre el que tendrá que testificar el próximo martes, o la nueva polémica surgida al ser vetado por el Gobierno venezolano para actuar en el Poliedro de Caracas el próximo 1 de noviembre. El Poliedro, con capacidad para 15.000 espectadores, es un centro de espectáculos estatal y el Gobierno venezolano ha decidido no permitir a Sanz que actúe en el mismo por sus comentarios, hace tres años, contra el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. En agosto de 2004, Alejandro Sanz dijo que no le gustaban Chávez ni otros mandatarios. Al margen de esta polémica, Sanz quiere concentrarse en preparar la gira de conciertos por EEUU. El cantante español recorrerá también, junto con una banda de doce músicos, las ciudades de Las Vegas, San Diego, El Paso, Phoenix y Houston. "Gran parte de la banda es de Estados Unidos, por lo que se sentirán en casa", comentó. El 2 de diciembre cantará en el Centro de Bellas Artes Bob Carr de Orlando y el 8 en el estadio American Airlines Arena en Miami. En Nueva York estará el 25 de enero de 2008 en el Teatro Madison Square y el último concierto, hasta ahora confirmado, será el 3 de febrero en el Teatro Rosemont en Chicago. La escenografía de los conciertos está diseñada por Luis Pastor como un escenario que, según Sanz, "se ve muy vivo y cambia de canción en canción" al tener 34 motores de velocidad variable que lo convierten en una estructura viviente. Sobre el público, opinó que son distintos los espectadores de España, de los países latinoamericanos o de Estados Unidos porque "aquí están la mayoría del tiempo sentados", aunque se siente la misma emoción. Bien distinto fueron las sensaciones que recibió, por ejemplo, cuando el pasado 23 de marzo actuó en el estadio de fútbol de River Plate, en Buenos Aires, ante unas 45.000 personas. "Pensé que al ser un estadio de fútbol sería frío pero fue genial y conseguimos conectarnos hasta con el último espectador", afirmó Sanz. El artista dijo que si llegase a ganar el premio al mejor álbum del año por "El tren de los momentos" en los próximos Grammy Latinos, lo colocará en su estudio junto con los otros 15 Grammy que se ha ganado porque "si no están allí como que la música no suena tan bien". Sanz no podrá asistir a la entrega de los premios en Las Vegas el 8 de noviembre porque estará en Colombia en plena gira por Latinoamérica, que comienza el próximo 21 de octubre en San Juan (Puerto Rico).