Serrat presentó en Lima los vinos de su bodega "El priorato"

El cantautor Joan Manuel Serrat presentó hoy en Lima los vinos de su bodega "El priorato", un trabajo paralelo a su "oficio de cantante" que inició hace diez años y que, según dijo a Efe, le ha dado "grandes satisfacciones". "Me da una satisfacción estar en un ámbito que me gusta y complementa mi vida. Y que a pesar del trabajo que conlleva puedo perfectamente compaginar con lo que es mi oficio, porque en ningún momento pierdo la distancia de lo que yo soy", declaró el cantautor catalán en Lima. Serrat, quien mañana presentará en Lima el concierto "Dos pájaros de un mismo tiro", junto a Joaquín Sabina, aclaró que nadie debe pensar que su dedicación a los vinos "es un hobby". "Aquí hay demasiada inversión y trabajo, y años como para que me lo tome como un hobby", enfatizó. El cantante venderá en Lima cuatro vinos, dos de la variedad Perinet, uno el Perinet 2004, con denominación de origen Priorat, que es definido como "fino complejo y elegante, rico y persistente en aromas". El otro, un Perinet + plus 2004 de la misma denominación de origen se considera "elegante y muy concentrado", mientras que el vino blanco Clos María 2006, con denominación de origen en Est Mont Sant se define como "virtuoso y con volumen, a la vez fresco y agradable y con acidez". El último, un Gotia 2004, con denominación de origen Mont Sant es considerado "complejo y elegante". Serrat adquirió en 1998, junto a sus dos socios y amigos Antonio Casado y Alejandro Marsol, los terrenos sobre los que asentaron la bodega, en una comarca catalana de arraigada tradición vinícola, el Priorato. Esa finca de 300 hectáreas tiene sus primeros antecedentes históricos en el siglo XVIII y su nombre procede del apellido de la primera familia propietaria. Según sus dueños, la bodega "es un proyecto que apuesta por la innovación, sin olvidar el respeto al entorno con la filosofía de cultivo ecológico, orgánico". La primera añada de vino que salió al mercado correspondió a la cosecha de 2002. Serrat confesó a Efe, al respecto, que le gusta "la uva, la vid es una planta muy agradecida y muy hermosa, que uno disfruta siguiendo su ritmo de vida. Y viendo cómo cada año te devuelve con creces lo que tú puedas aportar a ella". "Y me gusta la bodega porque es un imaginario de fantasías que se va concretando. En la medida que vas imaginando un vino y el resultado se va acercando", sostuvo. Aclaró, además, que presentar sus vinos fuera de España depende mucho de que haya "una persona que quiera importarlos" y aclaró que "este vino no va a tener miles y miles de botellas, sino producciones muy limitadas, y necesita alguien detrás que sepa tratarlo con cariño". "En un mundo donde la gente busca rentabilidad rápida, esto es todo lo contrario", dijo. El intérprete de "Penélope" o "Aquellas pequeñas cosas" confiesa que a introducirse en esta aventura le "ha llevado la curiosidad y la ilusión". "Luego aparece la realidad que siempre es mucho más contundente y no tan fabulosa y ella de imaginarios, pero trato de mantenerme con serenidad dentro de los caminos que elegí. Yo no acostumbro ni a entregarme abiertamente ni a huir", aseguró. El vino, que fue presentado en Lima por la reconocida enóloga peruana Cristina Vallarino, será distribuido en el país andino por Perú Serpel. Durante la presentación de los vinos estuvo presente Joaquín Sabina y personalidades peruanas como el chef Gastón Acurio, el periodista Jaime Bayly, el magnate de los supermercados Erasmo Wong y el chef Rafael Piqueras, entre otros. EFE.