Sotheby´s subastará en noviembre una escultura y una pintura de Picasso

La firma británica Sotheby´ s anunció hoy que el próximo 7 de noviembre venderá, en una subasta en Nueva York, dos de las obras más conocidas y espectaculares del artista español Pablo Picasso, como son la escultura "Tête de femme (Dora Maar)" y la pintura "La Lampe". La primera, según indicó hoy la casa de subastas, podría ser vendida entre 20 y 30 millones de dólares (entre 14 y 21 millones de euros al cambio de hoy), mientras que la segunda, que pertenece a la familia del artista español, podría superar esas cifras y venderse entre 25 y 35 millones de dólares (entre 17 y 25 millones de euros). Las dos obras, que se subastan por primera vez, podrán verse en las instalaciones de la firma en Londres del 7 al 12 de octubre y en las de Nueva York del 2 al 7 de noviembre, día en que se producirá esa venta pública. Ese mismo día se pondrán subastarán otras obras de arte impresionista y moderno por la misma casa de subastas. El vicepresidente de Sotheby´s para ese departamento, Emmanuel Di Donna, consideró que cada uno de esos trabajos "individualmente es excepcional", al tiempo que destacó que la presencia de ambos juntos subraya su alto nivel. Marie-Thérèse Walter y Dora Maar son las dos mujeres que inspiraron éstas y muchas otras obras de Picasso y cuyas figuras, plasmadas en una escultura y una pintura, ponen de relieve la interrelación entre pintura y escultura en los trabajos del artista español. Donna resaltó también que en ellas se ve "la transición desde el surrealismo y los pacíficos inicios de la década de los treinta hacia la gravedad de los años de la guerra". "Vistas juntas, estas dos obras suponen un estímulo y ayudan a conocer la evolución postcubista de Picasso", agregó el experto. "Tête de femme" (1941) es una escultura en bronce que representa a Dora Maar, mientras que "La Lampe" (1931), refleja a Marie-Thérèse Walter, con quien Picasso tenía entonces una aventura extramarital. Ésta última, considerada como una de las grandes obras pictóricas de Picasso, ha permanecido a su familia hasta ahora y se la considera como una de las pinturas más importantes de los años treinta y, según el experto, "sus colores vibrantes son una oda al clasicismo".