Spears debe ir con ex marido a sesiones terapia familiar antes próxima vista

La cantante estadounidense Britney Spears debe realizar al menos tres sesiones de terapia familiar con su ex marido Kevin Federline, antes de la próxima vista del juicio que ambos mantienen por la custodia de sus hijos, que se celebrará el próximo 26 de octubre. Así lo ordenó ayer, miércoles, el Tribunal Superior del Condado de Los Angeles, según documentos difundidos hoy y publicados por varios medios de comunicación estadounidenses. Ayer el alto tribunal estableció que Federline siga con la guardia y custodia de los hijos del ex matrimonio, Sean Preston, de dos años, y Jayden James, de uno, mientras que la cantante podrá visitarlos bajo vigilancia. A su vez, el juez Scott Gordon estableció que en caso de que la cantante "se salte una prueba de drogas o renuncie a someterse a la misma, se considerará por el juzgado como un ´test´ suspendido". Hace unos meses el tribunal había obligado a Spears a someterse dos veces por semana a pruebas arbitrarias de alcohol y drogas y a entregar un carné válido de California, sin embargo, según su defensa, el pasado lunes le fue denegada la custodia de los hijos por no realizar los exámenes y no poder mostrar un permiso legal. Por otro lado, los documentos de la vista celebrada ayer incluyen que las visitas bajo vigilancia que realice la cantante se terminarán "inmediatamente, si cualquier comportamiento o acción de Spears pone en peligro a los menores". La sesión judicial de ayer tuvo una duración de unas tres horas y a la misma sólo asistió Federline, algo que por orden del juez no volverá a ocurrir ya que ha obligado a los dos a acudir a la vista del próximo 26 de octubre.