Suharto pasó la noche en estado crítico con fallos en varios órganos vitales

El ex presidente Suharto, de 86 años de edad, ha pasado la noche en estado crítico, después de que el viernes sufriera fallos en el corazón, los pulmones, riñones y cerebro y tuviera que aplicársele asistencia respiratoria. El jefe del equipo médico de Suharto, Mardjo Soebandiono, indicaba anoche a los periodistas en el Hospital Pertamina de Yakarta, que habían instalado un ventilador al paciente para ayudarle a respirar y lograr que su respiración retornase a un ritmo normal (18 veces por minuto), según la agencia de noticias Antara. El ex mandatario ingresó de urgencia el 4 de enero con hipotensión, un enema y otros problemas, entre ellos líquido en los pulmones que le impedía respirar con normalidad. El veterano general que gobernó con mano de hierro Indonesia durante 32 años también está conectado desde el primer día a una máquina de diálisis que hace el trabajo que sus riñones no pueden, y se le han efectuado varias transfusiones de sangre para elevar la cantidad de hemoglobina. Mardjo Soebandiono explicó anoche que su presión sanguínea rondaba los 130/70 milímetros Hg.. A estos problemas se añade cierto daño en su corazón, detectado el martes pasado, y que tiene a los médicos por decidir la necesidad de reemplazar marcapasos que le implantaron en el año 2001. La salud de Suharto, quien encabeza las listas de dirigentes más corruptos del mundo del Banco Mundial y de la organización Transparency International, le ha salvado en la última década de personarse en los tribunales para defenderse de diversas acusaciones por supuesta corrupción. Después de unos años en los que la Fiscalía de Indonesia parecía haber tirado la toalla, los abogados del Estado volvieron a la carga el pasado mes de julio y le acusaron de uso indebido de fondos, de una fundación de educación que presidió, en compañías de su familia y amigos. La Fiscalía pidió la devolución de unos 440 millones de dólares y una indemnización de 1.100 millones de dólares.