Tataranieto de Bismack, el diputado más vago y encima remolón del Parlamento

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, quiere echar este mismo año del Parlamento a uno de sus diputados más vagos, Carl-Eduard von Bismarck, tataranieto del canciller Otto von Bismarck, para impedir que se lleve una buena jubilación. Así lo informa hoy rotativo popular "Bild", que ya en el pasado sacó a la luz el pírrico empeño con que se toma la responsabilidad hacia su escaño en el Bundestag (parlamento) el descendiente del "Canciller de Hierro". Según ese medio, la CDU del estado de Schleswig Holstein (norte de Alemania) ha instado a su diputado a que deje el puesto en lo que queda de año, puesto que de alargarlo hasta 2008 se aseguraría una renta adicional de 631 euros al alcanzar la jubilación. Carl-Eduard von Bismarck, de 46 años, se convirtió en diputado en febrero de 2005 y desde entonces se ha ganado la fama de vago redomado entre el banquillo de la CDU, puesto que apenas se le ve en el hemiciclo ni cumple con el mínimo de los compromisos de su cargo. "Bild" recuerda en su edición de hoy que ha justificado su ausentismo con un teórico dolor de espalda, hasta ahora no documentado. La dirección local de la CDU le ha instado a dejar el escaño, pero el descendiente de Bismack alega que ello depende de cuándo tenga lugar la transferencia de funciones con su sucesor.