Tercer intento de desintoxicación para Lindsay Lohan

La actriz estadounidense Lindsay Lohan vuelve a intentar combatir su alcoholismo y para ello ingresó en el centro de desintoxicación Cirque Lodge, en Sundance. La joven de 21 años recién cumplidos fue detenida el 24 de julio por conducir ebria y posesión de drogas. Fue su segundo arresto después de ser detenida el 26 de mayo, también por conducir supuestamente bajo los efectos del alcohol y chocar con su automóvil. Este es el tercer intento de desintoxicación para una joven que en julio cumplió la edad legal para poder consumir alcohol en Estados Unidos. Lohan pasó este mismo año por los centros Wonderland, en Los Ángeles, y Promises, en Malibú. Además, su portavoz indicó el pasado diciembre que la actriz, que se dio a conocer con la película "Tú a Londres y yo a California" (1998) y convertida en blanco de la prensa del corazón, había empezado a asistir a reuniones de la organización Alcohólicos Anónimos. Según confirma hoy la prensa en Los Ángeles, Lohan se encuentra ahora en un nuevo centro de desintoxicación, esta vez en el Estado de Utah, apartado de la vida de Hollywood. El centro privado tiene un precio de unos 22.000 euros por una estancia de treinta días y la actriz tendrá acceso a un yacusi privado, además del hipódromo por el que es conocido. Según el director de Cirque Lodge, Gary Fisher, sus instalaciones siguen una política diferente a la de otros centros con "sesiones diarias experimentales". Durante su última detención, Lohan llevaba, voluntariamente, un dispositivo en el tobillo que la avisaba en todo momento del nivel de alcoholemia, algo que no evitó su embriaguez. La actriz, que acaba de estrenar sin éxito su largometraje "I Know Who Killed Me", tiene una cita con la justicia el próximo 24 de agosto y puede recibir una condena de hasta seis años de cárcel, de ser considerada culpable de todos los cargos.