Tony Blair explicó sus vínculos familiares con China por 330.000 dólares

La visita del ex-primer ministro británico, Tony Blair a una nueva urbanización en China costó 330.000 dólares (226.000 euros) al conglomerado estatal China Everbright Group y tal vez una lujosa villa en el recinto, informó hoy el periódico "Nuevo Pekín". En su breve visita el martes pasado al complejo residencial, en la ciudad suroriental de Dongguan, Blair habló sobre la importancia de los acuerdos y la cooperación entre gobiernos y empresas, lo que dijo propugna la Tercera Vía del Partido Laborista. También resaltó sus vínculos familiares con China: "la esposa de mi hermano es china y mi hijo de 7 años estudia chino en un colegio de Londres", señaló. Según el periódico de Pekín, que citó al "Diario de Cantón", no se descarta que el poderoso conglomerado chino regalara también a Blair una villa valorada en 5 millones de dólares (3,4 millones de euros) situada en el mismo proyecto inmobiliario del grupo en Dongguan. Los organizadores confirmaron que los gastos de la presencia de Blair (que dejó el poder en junio) ante 600 políticos locales, famosos empresarios, la prensa local y unos 2.100 clientes de la inmobiliaria se elevaron a 330.000 dólares. El periódico cantonés quiso clarificar que, además, el Grupo hubo de pagar más de 130.000 dólares (89.000 euros) de impuestos por los actos organizados. China Everbright International es una empresa pública que cotiza en la bolsa de Hong Kong pero que dice en su lema estar "enraizada en China mirando al mundo". Especializado en negocios de inversión en infraestructuras e inmobiliarios, el grupo explora también la industria de la protección medioambiental con el objetivo de convertirse en líder del sector en el mercado chino. Tang Shuangning preside el grupo, también dueño del Everbright Bank Co (banco comercial de propiedad mayoritaria gubernamental) y que inició su reestructuración financiera en septiembre proyectando su salida a bolsa en 2008, según el China Securities Journal. Tang destacó que la reestructuración del conglomerado financiero sometido al Ejecutivo originará dos empresas: la Everbright Financial Holding, para gestionar los bienes financieros y la Everbright Industrial, para los no financieros.