El actor estadounidense John Travolta, que saltó a la fama hace 30 años con “Saturday Night Fever”, reconoce que le ha gustado “cambiar de sexo” en su última película para interpretar el papel de un ama de casa loca por la danza y la música

"En el fondo de mi ser creo que llevo una furcia", declara Travolta en la revista alemana de televisión "TV Movie", en la que explica que le encantaba llegar al rodaje disfrazado de mujer y provocar al equipo.
 
"No tenía mas que mover un poco el culo y las tetas y todos se ponían a ligar conmigo", revela el actor, protagonista de la nueva comedia musical "Hairspray", que se estrena en septiembre en los cines.
 
Protagonista de filmes como "Pulp Fiction" o "Be cool", Travolta comenta que para dar vida a su nuevo personaje se ha dejado guiar por divas voluptuosas del Séptimo Arte como Sofía Loren o Anita Ekberg.

Sin embargo, subraya que su transformación en mujer traía consigo un gran esfuerzo con "una tortura de cuatro horas diarias de máscara", hasta el punto de que "cuando tenía que ponerme las medias ya no me quedaba fuelle".

John Travolta
destaca que su próxima película la rodará junto a su hija Ella Bleu, que "no solo se parece a una joven Jane Fonda, sino que tiene su talento natural".

Finalmente declara orgulloso que sus propios padres siempre estuvieron seguros de que triunfaría: "mi madre me tenía por un genio por el simple hecho de llevar la basura a su cubo".