Unos 400 jugadores participan en Barcelona en el campeonato mundial de póquer

Barcelona acoge desde hoy el World Poker Tour (WPT), la competición considerada como el campeonato mundial de póquer, con la participación de cerca de 400 jugadores de 23 nacionalidades diferentes, cuyo ganador podría embolsarse alrededor de un millón de euros. El WPT comprende diecinueve torneos de póquer anuales, que se celebran en casinos de todo el mundo, y por primera vez una ciudad española acoge la celebración de una de estas series. El Casino de Barcelona será la sede de las rondas preliminares, mientras que el Casino de Peralada (Girona) acogerá la celebración de la gran final, con la participación de únicamente seis de los 400 jugadores, el próximo 16 de octubre. En la rueda de prensa organizada hoy en Barcelona, los organizadores del evento -tanto el Grupo Peralada como el WPT- han hablado de la "fecha histórica" que supone el desembarco de la competición en la capital catalana. El vicepresidente del Grupo Peralada, Miquel Suqué, ha considerado que el circuito del WPT es "como la NBA del baloncesto", a la vez que ha pedido la consideración del póquer como deporte, porque, según ha explicado, reúne las condiciones necesarias de "concentración, habilidad, control físico y psíquico y la celebración de competiciones a nivel mundial". La inscripción al torneo requiere un pago mínimo de 7.700 euros por participante -10.000 dólares-, y entre todos ellos únicamente los cuarenta mejor situados conseguirán llevarse algo. En total serán cerca de tres millones de euros la cantidad que se reparta entre los participantes, alrededor de un millón en el caso del ganador -el 30% de las inscripciones-. La modalidad utilizada en este circuito internacional es la del ´Texas Holdem´, aquella que permite a los jugadores reservar dos cartas en secreto mientras que el resto de la mano permanece descubierta. Los jugadores pueden ligar sus dos cartas ocultas con los hasta cinco naipes que les puede suministrar el crupier, en unas partidas que pueden llegar a más de cinco horas de duración. El campeonato de póquer cuenta con más popularidad en países anglosajones, como Estados Unidos, donde las retransmisiones semanales en televisión cuentan con una audiencia próxima a los cinco millones de telespectadores. EFE.