Valladolid prepara "liberación" masiva cientos de libros el 15 de septiembre

El próximo 15 de septiembre la Plaza de España de Valladolid se llenará de cientos de libros "liberados", en una iniciativa que se celebra por tercer año consecutivo y que forma parte del fenómeno de internet "Bookcrossing", que pretende convertir el mundo en una biblioteca global. El III Libredía de Valladolid se celebrará coincidiendo con el segundo sábado de las Ferias de la ciudad y está promovido por el foro de internet Bookcrossing-Spain y la Peña de los Comuneros, según informó a Efe Oliver Álvarez, uno de los organizadores. "El primer año esperábamos recibir 140 libros y conseguimos registrar 1.000", explicó Álvarez, quien añadió que la acogida, que se repitió con idéntico éxito el año pasado, les desbordó. Álvarez lleva cuatro años registrado en la página de internet www.bookcrossing.com, desde donde se pueden dar de alta los libros, liberarlos, capturar los que otros liberan y seguirles la pista a lo largo del mundo. "El año pasado recibimos un libro desde Madrid que pasó por Guadalajara (México) y ha llegado hasta la capital, México D.F.", explicó Álvarez, quien en la edición anterior del Libredía puso en marcha con el resto de los organizadores un envío de libros desde Valladolid a México. Bajo el nombre de usuario librediapucela se han registrado en la página de internet de la iniciativa 2.306 libros y han sido puestos en "libertad" para todos aquellos que quieran buscarlos 1.829 ejemplares. Entre los libros registrados o capturados por librediapucela figuran clásicos como "El Hobbit", de J.R.R. Tolkien, "1984" y "Rebelión en la granja", de George Orwell, y otros más actuales como "Diario de un skin", de Antonio Salas, y "Un milagro en equilibrio", de Lucía Etxebarría. "La lectura es una afición muy solitaria", explicó Álvarez, para quien estar en contacto con otros miembro de Bookcrossing supone "compartir tus gustos con gente que los vive de la misma forma que tú". La iniciativa tiene el aliciente de que se puede vivir como "un juego", aseguró Álvarez, quien trabaja como cartero en Valladolid y está preparando unas oposiciones para profesor de Filosofía.