Venden asientos para el funeral de Brooke Astor por 373 euros

Los funerales de la millonaria Brooke Astor, que murió el 13 de agosto a los 105 años, están rodeados de polémica, después de que alguien haya puesto a la venta por internet dos asientos para la ceremonia por 500 dólares (373 euros). Brooke Astor, reconocida figura de la alta sociedad neoyorquina, genera beneficios económicos incluso después de fallecer ya que, según publica hoy el diario "Daily News", ha aparecido un anuncio en una página electrónica de anuncios clasificados que vende dos asientos para el funeral. Según el anuncio, dos asientos situados a dieciséis bancos del altar de la Iglesia de Santo Tomás de la Quinta Avenida están a la venta y, por esa módica cifra, ofrecen la posibilidad de codearse por un día con lo más selecto de la sociedad estadounidense. La familia de Astor, que llegó a donar a la ciudad de Nueva York unos 200 millones de dólares (150 millones de euros) se apresuró a negar que existan asientos para asistir al funeral, según cita la misma publicación, que sostiene que los responsos estarán abiertos al público. Se espera una gran afluencia de personas para despedirse de la millonaria, cuyo féretro, según la familia, será portado por ocho marines de uniforme, cuerpo al que pertenecía el padre de Astor, el general John Russell. El templo, a apenas dos manzanas de la Catedral de San Patricio, tiene reservados 300 de los 1.700 asientos con los que cuenta para los amigos y familiares de la familia Astor, entre los que cabe destacar la presencia de Caroline Kennedy, hija de John F. Kennedy. El público estará pendiente, además, de la presencia del hijo de la fallecida, Anthony Marshall, y del hijo de éste, Philip, que se enfrentaron hace unos años en una batalla legal por el cuidado de Astor, quien, por su parte, había preparado el funeral hace diez años. El nieto de la anciana presentó una demanda contra su propio padre en la que acusaba al único vástago de Astor y encargado del cuidado de la mujer de recortar drásticamente el gasto en medicinas, atención médica o compra de ropa. Se prevé que no falte al funeral el círculo de amigos más íntimo de Brooke Astor, que contaba con personalidades como David Rockefeller, Henry Kissinger y Oscar de la Renta. Además, según confirmó el hijo de la fallecida, estará presente la actriz Whoopi Goldberg, a la que definió como "gran amiga de la familia", la cantante de ópera Renée Fleming y conocidos del periodismo como Walter Cronkite, Tom Brokaw y Dan Rather. El príncipe Carlos de Inglaterra también fue invitado pero no podrá acudir al funeral, según Marshall, quien aseguró que, sin embargo, "enviará flores". Otros de los ausentes serán la ex primera dama Nancy Reagan, "que ya no hace viajes tan largos", el ex presidente George Bush y su esposa, Bárbara, y el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani.