La actriz española Penélope Cruz, que se encuentra en Chile invitada por una cadena de tiendas de la que es rostro publicitario, fue recibida hoy por la presidenta del país, Michelle Bachelet, en el Palacio de La Moneda.

"La presidenta es muy encantadora, muy especial", comentó escuetamente la musa de Pedro Almodóvar a la salida de la reunión, que duró unos 40 minutos. Cruz acudió a la sede gubernamental vestida con un pantalón beige y una blusa de color café y con la mayor parte de su cara cubierta por unas gafas oscuras, y se mantuvo impertérrita frente al acoso de la prensa que la recibió a la entrada y la esperó a la salida.

La artista llegó a Santiago de Chile el miércoles para una visita de tres días y ha sufrido el constante acoso de la prensa de la farándula, lo que la ha llevado a mantener en privado la mayor parte de sus actividades. En una rueda de prensa, horas después de su llegada, expresó su entusiasmo por la próxima filmación de una película dirigida por Woody Allen y reiteró su admiración por Pedro Almodóvar.

También gastó unos 7.000 euros en productos de belleza y ropa en un centro comercial, y los pagó con una tarjeta proporcionada por la cadena de tiendas que la ha contratado en Chile. Entre otras cosas, Cruz compró dos cremas de contorno de ojos, dos ampollas de "efecto lifting" y una crema reafirmante, además de algunos echarpes.