Un beso colectivo en Treviso en respuesta a la "limpieza étnica de maricones"

La organización italiana Arcigay convocó hoy una concentración y un beso colectivo de protesta a la puerta del Ayuntamiento de Treviso, cuyo vicealcalde, Giancarlo Gentilli, propuso hacer "limpieza étnica de maricones" para resolver un problema de prostitución masculina en la ciudad. A la protesta asistieron unas mil personas que, según indicó el presidente de Arcigay en la región de Venecia (norte), Alessandro Zan, lucían un triángulo rosa, símbolo que llevaban los homosexuales en los campos de concentración nazi. Gentilli, de la federalista Liga Norte, dijo a una emisora de radio esta semana que daría "inmediatamente órdenes" al responsable de la Policía Local para que hiciera "limpieza étnica de maricones", para atajar un problema de prostitución masculina en un aparcamiento del hospital de la ciudad. El presidente de la región de Venecia, Giancarlo Gala, envió un mensaje de solidaridad a los manifestantes, a través de su portavoz, quien agregó que si en Treviso hay un problema sabrán cómo resolverlo, pero que las cuestiones "no se superan ni con los insultos ni con las ofensas", indicaron medios locales.