La cara más espontánea del mundo del cine, plasmada con polaroids

  • Una exposición fotográfica mostrará en Nueva York, coincidiendo con el festival de cine de la ciudad, la cara más espontánea de las estrellas del mundo del cine, gracias a una colección de más de un centenar de polaroids del fotógrafo Henny Garfunkel.

Johnny Depp, Penélope Cruz, David Lynch o Pedro Almodóvar son algunos de los rostros que, en sus momentos más distendidos, fueron captados por Garfunkel de manera espontánea en fotos que, desde el 17 de septiembre hasta el 31 de octubre, conformarán una exposición en la Galería Frieda and Riy Furman de la Gran Manzana.

Su colección de imágenes, recogidas desde 2000, está formada por polaroids que cuentan con la particularidad de estar firmadas al instante por sus protagonistas, de manera que, además de los gestos más espontáneos de las estrellas, se pueden ver en la muestra sus rúbricas a modo de autógrafo.

Pedro Almodóvar aparece del todo sorprendido sin mirar al objetivo y Penélope Cruz se toca la nariz ante el fotógrafo, mientras en otra de las fotografías más divertidas aparece Jennifer Aniston ofreciendo un beso a la cámara. Joaquin Phoenix pillado con la palabra en la boca, Ed Harris casi bizco y las muecas de los vaqueros de ’Brokeback Mountain’, Heath Ledger y Jake Gyllenhaal, son otros de los protagonistas, entre los que también destacan el cómico Sacha Baron Cohen, ataviado como su personaje Borat, o el actor Tim Robbins, que se tomó la licencia de, además de firmar la fotografía, dibujarse una barba y un bigote.

"Las polaroids son muy bonitas y ofrecen una textura inmejorable e inmediatez. Se las considera imperfectas y menos serias, pero utilizar este tipo de cámaras ayuda a que la gente se relaje y se abra más ante el fotógrafo", explicó Garfunkel.

Rostros relajados, sorprendidos o divertidos son los que muestra el fotógrafo en una colección que presentará también instantáneas de actores de la talla de Toni Collette, Lucy Liu, Kevin Spacey, Jodie Foster o Helen Mirren.
 
"Me di cuenta de que les gustaba la idea y los personajes empezaban a liberarse, a hacer muecas, tonterías", sostiene el fotógrafo, para quien las polaroids "disipan la noción de fama y belleza" y hacen de los actores y directores "personas más normales con sentido del humor".

Garfunkel inició su coqueteo con las polaroids hace seis años cuando fotografió a varios de los protagonistas de los festivales de cine de Sundance y Toronto, iniciando una de sus aficiones más visibles hoy gracias a esta exposición.

La exposición es uno de los actos que se enmarcan en el Festival de Cine de Nueva York, que, entre el 28 de septiembre y el 14 de octubre, estrenará 28 películas de España, México, Francia, Estados Unidos, Rusia y Japón, entre las que destacan las últimas obras del español Carlos Saura y el estadounidense Brian DePalma.