Un cazador herido, primera víctima humana de un oso desde su reintroducción

Un oso ha atacado este mediodía a un cazador en Les (Lleida), a quien ha mordido en una pierna y le ha arañado en un brazo, en lo que supone el primer ataque de un plantígrado a un humano desde que se estos animales se reintrodujeron en el Pirineo catalán, en 1996. Según han informado a Efe fuentes del Conselh Generau d´Aran, el cazador herido, Luis T., que ya ha sido dado de alta tras recibir siete puntos de sutura en una pierna y siete en un brazo, es un vecino de Les, jubilado, que participaba esta mañana en una batida de jabalíes en la montaña de Portet, a unos 1.200 metros de altura. Al parecer, el cazador, que se encontraba sólo acompañado por su perro, ha visto a un gran oso pardo que pasaba frente a él, a tan sólo dos metros de distancia. El hombre ha empezado entonces a proferir todo tipo de gritos con el objetivo de asustar al plantígrado y evitar que se le acercara. Sin embargo, el oso, lejos de alejarse, se ha abalanzado sobre el cazador, al que ha arañado con sus grandes zarpas en un brazo y posteriormente le ha mordido en una pierna. El cazador ha podido finalmente parar el ataque y zafarse del acoso del plantígrado, al que ha asustado disparando dos veces al aire con su escopeta de caza. El perro, por su parte, ya se había podido escapar rápidamente, asustado por el tamaño del oso. El hombre herido ha podido finalmente contactar por su propio pie con sus compañeros de batida -entre los que se encontraba su propio hijo-. Al ver su estado, con una herida en el brazo y una mordedura en una pierna, han avisado a los Bomberos, que le han trasladado al Hospital de Vielha. En el hospital, al cazador le han practicado siete puntos de sutura en el brazo y siete en la pierna y le han dado de alta hacia las 16.30 horas, según las mismas fuentes. Este ha sido el primer caso conocido de ataque directo de un oso a un humano desde que se reintrodujeron los plantígrados en el Pirineo catalán. Sin embargo, el 10 de noviembre del pasado año, otro cazador también resultó herido al caer mientras huía a toda prisa, asustado tras haber visto a este enorme animal. La población catalana de oso pardo en los Pirineos habita principalmente en las comarcas de la Val d´Aran, el Pallars Sobirà, la Alta Ribagorça, el Pallars Jussà y el Alt Urgell. Los osos del Pirineo central provienen de Eslovenia, concretamente de las liberaciones efectuadas en los años 1996, 1997 y 2006. Actualmente se calcula que, tras este proceso de reintroducción, en los Pirineos central y oriental viven entre 15 y 20 ejemplares de oso pardo, si bien en los últimos años también se han detectado algunos ejemplares en lugares situados más al sur y al este, lo que evidencia una expansión de la especie por los hábitats pirenaicos de Cataluña. Precisamente, en agosto pasado se confirmó la presencia de una osa parda con dos crías en la zona más occidental de la sierra del Cadí, en la comarca leridana del Alt Urgell. EFE.