Una ciudad argentina conmocionada por hamacas que se mueven solas

Una apacible ciudad del centro de Argentina está conmocionada por tres hamacas que se mueven solas en una plaza, un fenómeno que, además de toda clase de habladurías, ha despertado el interés de parapsicólogos, arqueólogos y antropólogos. Según publica hoy la prensa local, las autoridades de Firmat, a unos 300 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, esperan para el jueves los resultados de un informe que encargaron a varios especialistas para determinar si el fenómeno es paranormal o responde a algo magnético. Colocadas el 20 de junio pasado en la plaza Belgrano, un sitio limítrofe con una iglesia y donde hasta hace años funcionaba un matadero de ganado, las tres hamacas no dejan de sorprender a los vecinos y curiosos por su vaivén, que se produce aunque nadie tome contacto con ellas ni sople una leve brisa. El cura Juan Carlos Pellegrino, a cargo de una parroquia de la zona, comentó que ha visitado el lugar y descartó que pudiera tratarse de un fenómeno religioso. "Las vi moverse, pero no vi nada sobrenatural. Ni luces ni ángeles, como dice mucha gente. Antes de pronunciarse hay que agotar los recursos de la ciencia", dijo en declaraciones que publica el diario "Clarín" de Buenos Aires. El grupo de especialistas llegados a Firmat desde Buenos Aires ha analizado las ondas electromagnéticas, temperaturas, presión atmosférica, sonidos e imágenes del lugar para emitir su diagnóstico. Las hamacas, cuyas imágenes ya están en la web, han generado la difusión de todo tipo de leyendas en Firmat. Muchos hablan de un niño fallecido en la zona que utiliza los juegos de la plaza, algunos aseguran que la hamacas tienen propiedades curativas y otros hasta muestran vídeos en los que, dicen, se observan imágenes extrañas y se escuchan voces de origen desconocido. El mes pasado, una de las tres hamacas fue robada, pero las dos restantes y la nueva colocada en el lugar de la sustraída, ahora cercadas, han continuado moviéndose.