Un comandante mexicano "traduce" Cien años de Soledad a lenguaje policial

Parte de la novela "Cien años de soledad", del colombiano Gabriel García Márquez, fue "traducida" por un comandante policial mexicano usando las claves que utiliza la corporación en la populosa Ciudad Nezahualcóyotl, vecina de la capital mexicana, dijo hoy a Efe una fuente oficial. El comandante Juan Meléndez, forma parte de miembros de la policía de "Neza" que acuden cada quince días al taller "Literatura en alerta", que busca desde hace tres años fomentar la lectura entre los agentes de esa urbe. Como parte del ejercicio, el coordinador del taller Erick López, pidió a los policías que hicieran una adaptación de la obra de García Márquez que este año cumplió 40 años de su publicación. Meléndez tomó como base para su "traducción" las anteriores claves que usaba la policía de "Neza" para comunicarse y las colocó en partes esenciales de la obra, dijo a Efe Erick López. Así se puede leer la intervención de Meléndez al inicio de Cien años de Soledad: "Muchos alfas posteriores, frente al grupo que hace 44, el coronel Aureliano Buendía hacia 60 de una tarde remota en que su progenitor le hace 26 a 62 el hielo", dice la interpretación en la que emplea números y palabras del alfabeto griego. "Macondo era un 22 habitacional de veinte 94 de barro y caña 9, construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que hacia 26 por 22 de rocas pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos", señala el segundo párrafo. Esta interpretación fue leída ayer lunes por Meléndez ante unos cien compañeros que, dijo Erick López, se desternillaron de risa, pues reconocieron en la obra su lenguaje. López aclaró que como medida de seguridad en la "traducción" no se emplearon las claves actuales para evitar que fueran reveladas al público. También dijo que como parte del programa de "Literatura siempre Alerta" fueron entregados este año entre los participantes del taller 2.000 ejemplares de la edición conmemorativa de "Cien años de soledad". Aclaró que la interpretación no tiene otro fin que atraer a los policías a la literatura. Este programa ha sido llevado a la policía de la capital mexicana, una de las más peligrosas de América Latina, con el nombre de "Letras en guardia", que dirige el poeta Juan Hernández.