(crónica) Lanzan en Etiopía los primeros condones con sabor a café

Una organización estadounidense sin fines de lucro, DKT, ha introducido en Etiopía, considerada la cuna del café, condones con ese sabor. En la lucha contra el sida, esta iniciativa ha sido muy bien recibida por todos aquellos que esperan llegar a más usuarios con el nuevo producto. "Uno de los problemas de los condones hoy en día es el olor que tienen", dice a Efe Andrew Piller, director de DKT en Etiopía. "Si solucionamos eso, conseguiremos que más gente los use", agrega. El origen del café se le atribuye a la región de Kafa, en el suroeste de Etiopía. Pese a no ser tan popular como el de Colombia o Brasil, el café etíope es de gran calidad y lo usan compañías cafeteras como Illy o la franquicia Starbucks. No obstante, Andrew Piller no ve el nuevo Coffee Sensation como un intento de promocionar el café de Etiopía más allá de sus fronteras, sino como un guiño a una sociedad altamente consumidora de café. "Nosotros nos tomamos muy en serio nuestro trabajo, pero a veces es importante poner un poco de sentido del humor en lo que haces", señala. El experto dijo que para elaborar el producto analizaron 25 ó 30 fragancias diferentes. "Al final, nos decidimos por el sabor a machiato", añade. DKT produce condones con sabor a maíz dulce en China y a naranja o mora en México, entre otros. Desde que en 1991 presentara en Etiopía su primer preservativo, llamado Trust y contando desde el 2005 con un presupuesto de 18 millones de dólares para tres años, DKT tiene ocho productos en el mercado, relacionados con su trabajo en planificación familiar y prevención de enfermedades por vía sexual. Hayat Ahmed, Miss Etiopía en el 2003 y Miss África ese mismo año, en la competición de Miss Universo, ha sido el rostro de la promoción de estos nuevos preservativos, que se venden por 1 birr (unos 7 décimos de euro) una caja de tres unidades. En una sociedad conservadora como la etíope, para Hayat ha representado un problema el promocionar preservativos, recibiendo constantes críticas por ello. "Etiopía tiene la costumbre de hacer cosas a escondidas, tras puertas cerradas -remarca Hayat-, pero con un tema tan grave como es el del sida en este país, seguir con esta actitud de secretismo, sólo ayuda a que el problema nunca desaparezca". "Hay que abrir las puertas y hablar alto", agregó la Hayat Ahmed en una entrevista con Efe. Con el plan de vender cuatro millones de condones en los próximos tres meses y con la aceptación de los propietarios de farmacias y tiendas, a lo largo de Addis Abeba, los nuevos preservativos con sabor a café apuntan a convertirse en la sensación del mercado. "Ninguna de las grandes compañías, como Durex, tienen condones con sabor a café", apunta Andrew Piller orgullosamente. "Somos pioneros", insiste. En las calles de Addis finalmente se han colgado carteles y anuncios, tras una inicial resistencia del Gobierno a presentar el café etíope, su producto número uno en las listas de exportación, gracias a los preservativos. Pero los jóvenes se lo han tomado de otra manera y algunos, como Tamrat, estudiante de derecho, han encontrado pronto algunas de las ventajas de este nuevo profiláctico. "Quizás con esto de que huele y sabe a café a mi novia le anima más la idea de tener sexo por la mañana", comenta divertido.