(crónica) Sean Penn, un "periodista" en Venezuela

El actor estadounidense Sean Penn concluye hoy una estancia de seis días en Venezuela, país al viajó "como periodista", según él mismo afirmó, con el fin de informarse sobre la situación y escribir al respecto. El ganador de un Oscar por "Mystic River" (2003), que llegó el domingo pasado a Caracas, se ha negado a dar entrevistas durante su estancia y ha limitado sus declaraciones a unos breves comentarios en los que agradeció al pueblo venezolano y a su presidente, Hugo Chávez, la hospitalidad que le han brindado. Atento en todo momento a las solicitudes de quienes se le acercaban, el actor se prestó con amabilidad a dejarse fotografiar con decenas de ciudadanos que le pedían una imagen de recuerdo, pero se mantuvo apartado de la prensa, aparentemente ajeno a las expectativas generadas por su fama de estrella del cine. Sencillo en el trato y como disculpándose al eludir las declaraciones, Penn dedicó parte de su estancia en este país suramericano a visitar barrios pobres, algunas zonas agrícolas y conversar con diversos sectores sobre la situación social del país. El viernes, en un acto en el que Chávez inauguró un laboratorio de "bioinsumos" para la salud agrícola integral, se le pudo ver tomando notas, alejado de las cámaras de televisión, y escuchando la traducción que le hacía Andrés Izarra, presidente de la cadena Telesur, que le acompañó en todo momento y le sirvió de intérprete. Con ellos estaba también el productor español José Ibáñez, que trabajó en la producción de "Comandante" (2003), documental de Oliver Stone dedicado al presidente cubano, Fidel Castro. En la aldea de Pueblo Encima, en plena serranía andina, Sean Penn fue invitado de Chávez en uno de esos encuentros habituales del presidente venezolano con sus simpatizantes, al que también asistieron el presidente de la Asamblea Nacional cubana, Ricardo Alarcón, y personalidades que participaron en Caracas en la Cumbre Social para la Unión Latinoamericana y Caribeña. Para llegar hasta la aldea, situada a unos 2.500 metros de altitud, cerca de la frontera con Colombia, Chávez y Penn recorrieron en un "Tiuna", todoterreno de fabricación nacional para uso militar, el trayecto desde el aeropuerto de La Fría, donde había aterrizado el avión presidencial procedente de Caracas. El paso de la comitiva, con Chávez al volante del vehículo descubierto en el que también viajaba el actor estadounidense, congregó a lo largo del camino a centenares de habitantes de esta zona andina, dedicada a cultivos de hortalizas y al ganado. Durante cuatro horas, el largo convoy presidencial viajó en medio de los impresionantes páramos de esta región fronteriza con Colombia considerada conflictiva por los problemas derivados de la violencia y el narcotráfico. Tras varias paradas en el camino para saludar a los lugareños que aplaudían y querían acercarse a Chávez y a su invitado, la comitiva llegó a Pueblo Encima, aldea adscrita a la pequeña ciudad de La Grita, de unos 50.000 habitantes. Durante la celebración del acto se escucharon las únicas declaraciones públicas de Sean Penn, quien respondió a una petición de Chávez de comentar su visita. "Esperaba encontrar una gran Venezuela y la he encontrado. También vine como periodista y estoy todavía digiriendo todas las cosas que he visto y aprendido en este viaje. Agradezco a todo el pueblo venezolano y en especial al presidente Chávez la hospitalidad que me han brindado", dijo el actor. Anteriormente, en el vuelo entre Caracas y el aeropuerto de La Fría, el presidente venezolano ya había bromeado respecto al silencio de Penn, de quien comentó que "es muy callado", aunque tiene "fuego por dentro". Chávez calificó, asimismo, a Sean Penn de "muy valiente" por sus posiciones, especialmente sus críticas a la intervención militar estadounidense en Irak. En otro acto el jueves, esta vez en Caracas, el presidente venezolano dijo que el actor es uno de los estadounidenses "en busca de la verdad", y señaló que viajó a Irak, Irán y ahora a Venezuela, "a ver la realidad con sus propios ojos, cansado de que le mientan". Durante su estancia en Venezuela, el intérprete de "All the King´s Men" (2006) visitó, asimismo, la Villa del Cine, la productora estatal que creó el Gobierno, y se mostró interesado, según fuentes venezolanas, por las posibilidades de coproducción.