(crónica) Un concurso de esculturas de latas para lucha contra el hambre en Nueva York

La Gran Manzana acoge hasta el próximo 21 de noviembre una muestra de las más de cuarenta esculturas hechas con latas de comida que han participado en "Canstruction", concurso cuyo objetivo es recabar alimentos para los hambrientos de Nueva York. Un total de 42 esculturas colosales, construidas con cerca de 155.000 latas de conservas de legumbres, verduras, carne o pasta, han invadido las quince plantas con que cuenta el Centro del Diseño de Nueva York gracias a una exposición que está abierta a todo aquél que entregue una lata de comida a la entrada del recinto. Durante toda la noche previa al concurso, más de cuarenta equipos, procedentes de firmas de arquitectura, diseño e ingeniería, trabajaron para levantar sus peculiares obras de arte que, sin embargo, tendrán una vida efímera, ya que a finales de mes serán desmanteladas para que la asociación City Harvest recupere la comida y la distribuya por la ciudad. El hambre es un problema en la opulenta ciudad de Nueva York, como indican los datos que se desprenden de varios estudios y que, en 2006, situaron en esa situación a uno de cada seis neoyorquinos, lo que supone que 1,3 millones de habitantes de la ciudad utilizaron los comedores públicos. "Lo más importante de esta maravillosa iniciativa, que hace que la solidaridad y el diseño se den la mano, es que se despiertan las conciencias de los neoyorquinos y se les hace ver que el hambre también corre por sus calles", explicó a Efe Cheri Melillo, la presidenta de Canstruction, organización sin ánimo de lucro que organiza el concurso. Los responsables de despertar las conciencias de los neoyorquinos son esta vez esculturas de la rana Gustavo, el coche de carreras protagonista de la película "Cars", Mae West o la enigmática "Mona Lisa" de Leonardo Da Vinci, entre otros. Con miles de latas y los distintos colores de sus etiquetas, los participantes han elaborado unas estructuras que en la mayoría de los casos desafían la fuerza de la gravedad y en las que los animales han sido otros de los protagonistas, con la presencia de un pavo real, un caracol, un tiburón y dos osos polares. En la pasada edición, Canstruction, que también tiene su réplica en otras más de cien localidades a lo largo y ancho del país, consiguió donar 113.500 kilos de alimentos a la ciudad, que fueron completados por las aportaciones que el público realizó, al igual que este año, en la entrada. "En todo EE.UU. esperamos repartir más de 1,3 millones de kilos de comida", dijo la presidenta de una asociación que, hace quince años, crearon la Sociedad para la Administración del Diseño y el Instituto Americano de Arquitectos. El primero de estos certámenes que organizó la fundación se celebró en Nueva York y logró que once firmas de arquitectos, diseñadores e ingenieros participaran, lo que fue un éxito en 1993 y permitió que la fundación se hiciese un nombre. "Cuando la gente oye hablar de pobreza y hambre en las noticias, deja de escuchar, cambia de canal o apaga el televisor. No es nada atractivo, así que tuvimos que crear algo que llamara la atención de todos los públicos y la solución fue esta competición, que entusiasma a cualquiera", dijo Melillo. Tras Nueva York, llegaron otras 101 ciudades de EEUU, entre las que no faltan las más importantes como Los Ángeles, Chicago, Boston, Washington o Houston. Melillo aseguró que han recibido ofertas desde Australia y Dubai para llevar a cabo acciones similares en esos países, donde este tipo de concursos podrían llegar en la primavera de 2008.