(crónica) La fiebre Beckham se extiende fuera del campo a todas las edades y medios

La fiebre desatada por la llegada de David Beckham a Los Ángeles se extiende como la espuma fuera del campo de fútbol ahora que el jugador prepara su propio programa televisivo o que su hijo mayor le sigue los pasos en la liga juvenil. Se trata del jugador de fútbol más conocido del mundo y también del mejor pagado, con un contrato por cinco años con el Galaxy valorado en 250 millones de dólares de los cuales 25,7 millones serán de salario base y el resto en concepto de promoción. Sin embargo, hasta el momento el nombre de Beckham está más ligado a su vida fuera del estadio que con su práctica deportiva en el Home Depot Center, donde ha llegado aquejado de una lesión de tobillo. Según confirma en la página del Galaxy su presidente, Alexis Lalas, el equipo "no está dispuesto a arriesgar" el porvenir de su inversión en el primer partido previsto para este sábado. De ahí que no esté asegurada la presencia del jugador británico de 33 años con la camiseta número 23 que ha popularizado. Los aficionados tienen más garantías de ver a su adorado jugador en televisión el próximo miércoles, donde el canal "Fox Soccer" comenzará la emisión de un "reality show" semanal dedicado a Beckham. Centrado en la figura de este ex jugador del Real Madrid, la serie quiere "adentrarse" en la labor de Beckham con el equipo Los Ángeles Galaxy, asegura hoy un portavoz de la cadena. "La llegada de David Beckham es un hito en la historia del fútbol estadounidense", añadió David Sternberg en nombre de la cadena. La producción de Simon Fuller, uno de los productores de "American Idol", tiene previstos un total de 13 episodios semanales y no parece preocupada ante el estrepitoso fracaso de Victoria Beckham, esposa del jugador, en el mismo medio, la televisión. El especial "Victoria Beckham: Coming to America" que la cadena estadounidense de televisión "NBC" emitió el lunes fue descrito como una "orgía de autocompasión" donde la "ex Spice Girl" quedó como "insulsa y condescendiente" a los ojos de la crítica. Un programa que no consiguió la audiencia esperada y que contó con algo menos de 5 millones de telespectadores. Concebido como una miniserie, algo al estilo de lo que ahora pretende hacer la cadena "Fox Soccer" con su marido, "Victoria Beckham: Coming to America" se transformó en un único especial cuando los ejecutivos de la cadena "NBC" se dieron cuenta de la falta de contenido, añade la prensa local. Sea cual sea el futuro del matrimonio Beckham en la televisión, su imagen y la de sus hijos sigue dominando la primera plana de la prensa local, por razones ajenas a la calidad futbolística del jugador. Hoy le toca el turno a Brooklyn, el hijo mayor de este matrimonio, quien junto con su madre, Victoria, también conocida como "Posh Spice" (la spice pija), fueron el centro de las cámaras desde el pasado martes. De la misma forma que más de 700 periodistas y fotógrafos siguieron hace una semana la llegada de Beckham a Los Ángeles, el mero hecho de que su hijo esté entrenando para este mismo deporte en equipos juveniles también ha convocado a la prensa. A sus ocho años, Brooklyn comenzó sus prácticas con el equipo Real So Cal, un equipo juvenil de elite encantado de contar con la presencia del joven Beckham, y de convertir a Victoria en lo que comúnmente se conoce en Los Ángeles como "soccer mom" o madre dedicada a las prácticas deportivas de sus hijos. "El Galaxy consiguió a David y si nosotros conseguimos a Brooklyn será para celebrarlo", confesó a la prensa Marwan Assad, director de los entrenadores del Real So Cal que no pudo o no quiso confirmar a la prensa si el pequeño Beckham seguirá entrenando con este equipo. Mientras se mantiene la incógnita sobre el futuro futbolístico de Brooklyn, en el Home Depot Center se espera un lleno hasta la bandera el próximo sábado para el partido contra el Chelsea de Mourinho. Como asegura Lalas, "todos en Los Ángeles y en el mundo quieren ver el debut" de David Beckham así que, lesión o no, se espera al menos la comparecencia del jugador en el campo de juego.