(crónica) Un tercer "pájaro a tiro" entre Sabina y Serrat

Mucho antes de que una sutil complicidad los uniera en el escenario, los cantantes Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina compartían una amistad: la de su mánager Berry Navarro, artífice tras bambalinas de la exitosa gira conjunta que recorre estos días América. "Dos pájaros de un tiro", como se llama el espectáculo que acumula 45 actuaciones en España, afronta otras 25 en varios países latinoamericanos y será visto por cerca de un millón de personas, ha "barrido" en el país europeo y será un éxito en América, dijo en una entrevista con Efe en México su principal promotor. Tras más de treinta y seis años junto a Serrat y más de siete con Sabina, Berry Navarro (Valencia, 1948) logró unirlos en esta gira que "es irrepetible y cuya (hipotética) segunda parte rompería el encanto de la misma", afirmó tajante. Precisamente, las peticiones y quejas de algunos fans que no han podido deleitarse con los dos genios de la canción en vivo y en directo le hacen pensar que esta gira "morirá de éxito" cuando concluya el próximo 18 de diciembre en Buenos Aires. Lo que sí ya podrán disfrutar sus seguidores es el disco grabado durante los conciertos madrileños "gracias al interés de los artistas" y que verá la luz el próximo día 23. En contraste con el interés del público, ninguna gran empresa o institución, excepto el diario madrileño El País, que ha realizado una promoción simultánea de venta de discos, ha apoyado el espectáculo. "No puedo entender la falta de interés en una gira que ha sido un éxito", señaló Navarro, quien se preguntó si fue la edad de los artistas (ambos rondan los sesenta) o el carácter independiente y contestatario de ambos lo que desanimó al posible patrocinador. José Emilio Navarro, más conocido como Berry, inició su carrera como guitarrista del Duo Dinámico y, tras conocer a Serrat en 1972, se convirtió en su mánager a pesar de la distancia entre Madrid, donde tiene su residencia, y Barcelona, donde vive el catalán. De igual forma, supo acortar la distancia geográfica que separaba a Sabina, madrileño de adopción, y a Serrat para lograr concretar el pasado año la primera y única gira conjunta de estos dos universales cantautores. "A todos nos costó creernos esta gira, primero al público que pensó que era juntar el agua y el aceite y que no iban a durar más de un concierto juntos", relató este profesional del espectáculo, quien reconoció que Sabina arrastra "mala fama" por su llamada "mala salud de hierro". "La verdad es que desde que, por culpa de un fuerte catarro, suspendió un concierto en Gijón (norte de España) en 2005, Sabina no ha vuelto a dejar de salir al escenario por este motivo", señaló. Berry se defiende de las críticas que los fans vierten en la página web de la gira por la suspensión de varios conciertos en España, entre ellos el de las ciudades de Santiago de Compostela, Murcia y Pontevedra, por haber sido siempre ajenos a su voluntad y a la de los dos artistas. El primero debido a la lluvia que obligó a suspender el espectáculo a 55 minutos de haberse iniciado y el último, según Berry, por cálculos erróneos de la municipalidad sobre el aforo del lugar. También responde a los que en esa web (www.dospájarosdeuntiro.es) critican, fundamentalmente desde México, un almuerzo que los dos artistas tuvieron el pasado lunes con el presidente del país, Felipe Calderón, a quien la izquierda mexicana acusa de ganar fraudulentamente las elecciones. "Fue una invitación del embajador de España (Carmelo Angulo), amigo personal de Serrat, quien puede extender la invitación a quien quiera", explicó. "Somos transeúntes con visa de trabajo en México y no somos nadie para opinar de política. Si ocurrió algo en las elecciones, son los mexicanos los que lo tienen que arreglar", opinó Navarro. Lo cierto es que tanto Calderón como su mujer, Margarita Zavala, son incondicionales fans de Sabina y Serrat y lo han demostrado acudiendo a tres de los cinco conciertos que los artistas ofrecen en la capital mexicana. El secreto para mantenerse junto a estos genios de la música ha sido "una relación muy personal con ambos artistas, acudir a todas las giras y estar siempre cerca para resolver los problemas del día a día", explicó el promotor musical, quien también lo es del guitarrista Paco de Lucía.