Se divorcia el magnate que lleva estrellas a la Opera de Viena

Richard Lugner, un empresario de la construcción y ex candidato a la presidencia de Austria muy popular en su país por llevar cada año mujeres famosas a su palco en el tradicional Baile de la Opera, se divorció de su esposa Christina. Dueño de grandes centros comerciales en la república alpina, Lugner, apodado "el mortero", anunció hoy su divorcio tras un "culebrón" de rumores sobre sus problemas matrimoniales que venía publicando la prensa desde hace varios días, informó la televisión pública ORF. "Nos hemos separado en paz", confirmó Lugner, quien se divorció hoy por cuarta vez, a la agencia APA. La mediadora para el divorcio, Heidi Bernhart, aseguró que no hubo "guerra de las rosas", sino que tras "trabajar en la mediación" se alcanzó "un acuerdo sin peleas". "Por respeto a nuestra hija Jacqueline no haremos más comentarios", señalaron el constructor, de 72 años, y su ex esposa, de 42, en un comunicado. En los 17 años que duró su matrimonio, ambos lograron destacarse por las figuras famosas, en su mayoría estrellas de cine, que invitaron, a cambio de cuantiosas sumas de dinero, a su palco en el tradicional Baile de la Ópera de Viena. Entre esas personalidades destacaron Paris Hilton, Sofia Loren, Raquel Welch, Pamela Anderson, Bo Derek, Andie Mac Dowell, Carmen Electra o la ex "Spice Girl" Geri Haliwell. En 1998 "el mortero" fracasó en su intento de aprovechar su alta popularidad para llegar a la jefatura del Estado, pues sólo obtuvo el 9,91 por cientos de los votos en las elecciones presidenciales de ese año.