Dos dólares cambian vida de abuela puertorriqueña

Los ruegos a Dios y 2,25 dólares hicieron realidad el sueño de la puertorriqueña María Rivera de regalar un vehículo con el equipo necesario para transportar a su nieto discapacitado, tras ganar el premio mayor en una máquina tragaperras. Rivera, un ama de casa de 55 años, ganó el sábado 155.466,15 dólares en una máquina tragaperras del condado neoyorquino de Yonkers, el centro de juegos más cercano a la ciudad, después de haber depositado 2,25 dólares. La boricua, que reside entre Nueva York y el municipio de Cidra, en Puerto Rico, donde cuida de su madre, acudió al centro de juegos a divertirse después de un día de compras, lo que, según confesó, no hace con mucha frecuencia. "He venido aquí solo entre siete u ocho veces", dijo hoy Rivera a Efe, quien recordó que estaba tan impresionada que no reaccionó cuando la máquina la dio por ganadora. "En ese momento no pensé nada, me quedé en blanco. El muchacho que estaba a mi lado me dijo que había ganado y luego vino el empleado. Cuando reaccioné dije: Gracias a Dios porque voy a poder comprar el vehículo a mi nieto", relató. Acto seguido, María llamó a Puerto Rico a su hija Damaris, madre de su nieto Brandon, de ocho años, que es discapacitado. En su encuentro de hoy con los medios de comunicación, explicó que el primer dinero que reciba será para que su hija compre una camioneta con el equipo especial que necesita un discapacitado para su transporte. Rivera, que estuvo acompañada de su esposo José, y su hijo Roberto, durante la entrega simbólica del cheque, aseguró que aunque seguirá visitando el centro de juegos, ya no le interesa volver a ganar. "Ya no me interesa ganar. Tengo lo suficiente para lo que yo quería. Vendré por entretenerme", afirmó. Señaló que rogaba a Dios para poder comprar ese auto grande para su nieto y que con el premio, que recibirá en varios pagos, ese sueño se había hecho realidad. "Es lo más que he soñado siempre", sostuvo Rivera. La puertorriqueña dijo, además, que parte del dinero lo utilizará "más adelante" para viajar a Hawaii con su esposo, quien pensó que ella bromeaba cuando le dijo que había ganado algo más de 155.000 dólares.