El duque de Edimburgo lleva años padeciendo en secreto del corazón

El príncipe Felipe, esposo de la Reina de Inglaterra, Isabel II, lleva quince años padeciendo en secreto problemas coronarios, indica hoy el vespertino británico "Evening Standard". El Duque de Edimburgo, de 86 años, se sintió indispuesto recientemente ocasionando la preocupación entre los miembros de la familia real británica aunque logró recuperarse. Pese al susto, y desde entonces, el marido de la soberana no ha dejado de asistir a compromisos y se ha negado a disminuir sus actividades oficiales. Una de las prioridades del duque de Edimburgo es, de acuerdo con una fuente que cita el rotativo, supervisar las tareas oficiales de sus nietos, los príncipes Guillermo y Enrique. "El príncipe Felipe es consciente de forma particular de la necesidad que hay de preparación de cara al futuro", señala dicha fuente. "Evening Standard" apunta también que dada la delicada condición del príncipe, que debe medicarse de forma regular, sus guardaespaldas y allegados están en constante alerta por si tuvieran que trasladarle a un hospital si se sintiera indispuesto. Un empleado del Palacio de Buckingham apuntó que "la reina y la familia real llevan semanas preocupados por el príncipe y dada su edad y su condición es más preocupante".