La emigración de jóvenes dificulta el servicio militar en Polonia

En el Ejército polaco preocupa el elevado índice de emigración de jóvenes, que se marchan a otros países de la Unión Europea (UE) para trabajar e incumplen la obligación de prestar el servicio militar obligatorio, lo que puede acarrearles hasta dos años de cárcel. En las islas británicas vive más de un millón de polacos con una edad media de 26 años, unos números que evidencian el hecho de que gran parte de la juventud de este país decide probar suerte en el extranjero nada más terminar sus estudios debido a los bajos salarios que se pagan, con un sueldo medio cercano a los 600 euros. Esto inquieta a las fuerzas armadas polacas, donde todavía es obligatorio realizar el servicio militar y donde este año serán llamados a filas unos 20.000 muchachos, aunque todavía no se sabe a ciencia cierta cuántos se incorporarán finalmente. Al elevado porcentaje de emigración se une otro importante problema, y es que muchos de estos jóvenes que emigran lo hacen sin notificarlo en el registro de sus localidades, lo que hace que a efectos legales todavía residan en Polonia y, por tanto, se les llame para que hagan la "mili". "Cuando no responden al llamamiento porque han emigrado, pero no han notificado su marcha, los chicos se convierten a todos los efectos en desertores, con los problemas que eso les acarrea", explican desde el Ejército polaco, donde recuerdan que evadirse injustificadamente del servicio militar puede suponer hasta dos años de prisión. Mientras, los jóvenes trabajan y se ganan la vida en Inglaterra o Irlanda, sin preocuparse de sus obligaciones militares en Polonia, y sólo regresan a casa por unos pocos días en Navidad, sin plantearse siquiera la idea de notificar su situación en el registro. Pero el Ejército es paciente y espera con calma, ya que en Polonia se puede ser reclutado para hacer el servicio militar hasta los 50 años. "No hay problema, podemos marcharnos a Inglaterra, informar correctamente a la oficina del registro de nuestra ciudad y no preocuparnos hasta que tengamos los 50, no hay prisa", asegura a Efe Marek, de 23 años, quien planea buscar trabajo en Londres dentro de unos meses y no tienen ninguna intención por ahora de hacer la "mili".