(entrevista) Jordi Mollá quiere hacer más cine con Sekhar Kapur, director de "Elizabeth"

El actor español Jordi Mollá desea volver a trabajar con el realizador paquistaní Sekhar Kapur, tras representar al rey español Felipe II en la película "Elizabeth. The Golden Age". "Estoy encantado de la conexión que he tenido con Sekhar. Espero volver a trabajar con él (...). Cate Blanchett me pareció un amor de persona, real, una mujer normal y corriente, una estrella impresionante, de una inteligencia e ironía fantásticas", dijo Mollá (Barcelona, 1968) en entrevista con Efe. Kapur calificó al también protagonista de "Jamón, jamón" (1992) de "maravilloso, humilde, buen actor y muy buena persona", en su visita la semana pasada al Festival Internacional de Cine de Marraquech (Marruecos). A pesar de que no coincidió con ninguno de los intérpretes principales en escena, el actor español se sintió "tranquilo" sobre el resultado final de la cinta por la calidad de sus compañeros. "No tienes miedo (...) sobre todo si hay un director de orquesta que sabe perfectamente lo que tiene que hacer cada cuál", sentenció Mollá, que sólo coincidió con el elenco en la promoción del filme. "Es una película que vale mucho más dinero (que su secuela "Elizabeth"), tiene que llegar a mucho más público y hacer un poquito más de concesión pero es un balance perfecto de concesiones y de voluntad del director", añadió. El actor español se encuentra estos días en México donde hoy presentó la película local "Sultanes del sur", dirigida por Alejandro Lozano ("Matando cabos"), en la que su personaje es el cerebro de un gigantesco atraco a un banco. La película será distribuido por Warner Brothers y cuenta con los mexicanos Tony Dalton y Ana de la Reguera como protagonistas. Con esta cinta Mollá sacia sus ganas de trabajar con un cine mexicano "que está triunfando en el mundo". "Era como una cosa pendiente que tenía", dijo Mollá, quien por una u otra razón había rechazado varios proyectos en México o estos se habían caído. "Un productor importantísimo me ofreció tres películas en una mañana y dije que no a las tres, porque era una estrategia, a veces un actor que dice que sí a tres películas no viene considerado", apuntó Mollá. Para 2008 le gustaría repetir la experiencia de dirigir, algo que ya hizo en 2002 con "No somos nadie", en la que también interpretaba al protagonista. "Tengo un proyecto ahí, que espero que se materialice el año que viene, y que es (una película) compleja pero desde otro punto de vista", informó. Mollá quiere algo más "simple" que su ópera prima, a la que definió como "un movidón" porque "tenía muchos decorados, muchas cámaras, mucha información, muchos extras, mucho de todo". El actor terció también en la polémica suscitada en España a raíz de la decisión de la Academia de Cine de suprimir el galardón a la Mejor Película Europea en los Premios Goya, porque nadie acudía a recoger el premio. "Si es por el tiempo de retransmisión de la ceremonia en televisión, podría buscarse otra medida", dijo el actor, refiriéndose también a la decisión de la Academia de premiar a los cortometrajes fuera de cámara, que finalmente no prosperó. "El público no deber saber todas estas cosas (...), se le debe inyectar ilusión, optimismo y los problemas que la industria pueda tener, dejarlos de puertas atrás, el cine es como los Reyes Magos", opinó. Mollá afirmó que no tiene aún nada "cierto, cierto" para el año que viene debido al cambiante entorno de la industria, sobre todo en Estados Unidos, aunque su nombre suena en varios proyectos.