(entrevista) Sorín presenta a Maradona como "símbolo de un triunfo negado" en último film

El director argentino Carlos Sorín presentó hoy, en el XI Festival de Cine de Lima, su última película, "El Camino de San Diego", en la que el mito de Diego Armando Maradona se muestra como "símbolo de un triunfo negado" para los argentinos. El filme, presente en la sección de ficción del Festival, cuenta la peregrinación desde la selva argentina a Buenos Aires de un fanático de Maradona cuando éste fue hospitalizado en 2004 a causa de un ataque cardíaco. "La carrera de Maradona hacia la gloria coincidió con los desaparecidos, con la guerra de las Malvinas, con la crisis económica, con todo lo que perdimos siempre", explicó el director en entrevista a Efe. "El único triunfo era el de Diego, si nosotros hubiéramos vivido bárbaro en los últimos 20 años, Diego hubiera sido un Platini, un Michael Jordan, pero no Maradona", añadió. La historia surge de un antiguo guión del propio director bonaerense, en el que reflejaba, según Sorín, la reacción de los argentinos cuando en 1952 Evita fue ingresada y "miles de personas acudían y hacían proezas, como venir caminando de rodillas o vencer la maratón de tango bailando durante cinco días". "Son muy parecidos los fenómenos de Evita y Maradona, ni el de Evita es totalmente político, ni el de Maradona totalmente deportivo", agrega. El laureado director, que ganó sendos Goyas de la Academia española de cine en 1987 y 2004 por "La Película del Rey" e "Historias Mínimas", respectivamente, continúa en "El Camino de San Diego" con la línea de sus últimos filmes, en los que utilizó actores no profesionales. "Yo comienzo con una idea muy provisional de la historia, entonces hacemos un casting en los distintos lugares en los que transcurre la historia" -explicó el director- "y luego elijo a las personas que más se acercan a los personajes y escribo el guión en función de ellos". "Es un trabajo de ida y vuelta en el que mi guión es una hoja de ruta", añadió. Sobre la situación del cine en Argentina, Sorín dijo que es "el país (de Suramérica) donde más fácil es producir porque hay una Ley del Cine, un instituto del Cine que funciona", sin embargo añadió que no cree que vaya "a durar mucho, porque el público no acompaña, no puedes competir con Harry Potter". "Este tipo de cine como el mío requiere de circuitos especiales, con un público de minorías, pero la minoría en varios países es una mayoría", dijo Sorín en relación al estreno, hace dos meses, de "El Camino de San Diego" en 65 cines de Francia. El director se resistió a hablar de un grupo de cineastas que encarnen al nuevo cine argentino ya que, según él, "habría que hablar de cine bonaerense, no argentino, y además no tenemos nada en común entre nosotros, lo que también es una virtud". "Yo creo que no hay un cine argentino, el cine de mi país no tiene identidad, vivimos en una ciudad (Buenos Aires) que nunca tuvo identidad, una ciudad puerto, que vivió a espaldas del resto del país, que copió primero a París y luego a Nueva York", argumentó el cineasta. "Nuestra identidad es no tener identidad, lo cual no está ni bien ni mal, lo único que importa son las películas y hay películas malas y películas buenas, punto", concluyó.