La esposa de Prodi defiende a su marido ante una anciana descontenta

Flavia Prodi, la esposa del presidente del Gobierno italiano, Romano Prodi, salió hoy en defensa de su marido cuando una "decidida" anciana le espetó en una calle del centro de Roma su descontento con el actual Ejecutivo. La pareja se dirigía a pie al Palacio Chigi, sede de la presidencia del Gobierno, cuando una "avispada señora rubia y con abrigo de piel", según contaron los periodistas que acompañaban en esos momentos a Prodi y esposa, increpó al político gritando: "¿Qué haces todavía por aquí?, ¿por qué sigues dando vueltas? ¡Tienes que irte a casa!". Al escucharla, Flavia Prodi, que regresaba junto a su marido de un concierto de Navidad en la cercana iglesia de San Marcello, se separó del brazo del primer ministro y se dirigió a la mujer para "pedirle explicaciones". Ante la mirada "sorprendida" del presidente del Gobierno, Flavia Prodi insistió en exigir explicaciones "tomando con su mano el brazo de la señora", según los periodistas. La señora, algo nerviosa por lo inesperado del gesto, le replicó: "¡No me toque, estamos en democracia y digo lo que me parezca!. ¡Su marido nos está arruinando y tiene que irse a casa!". La respuesta pareció convencer a Flavia Prodi, que volvió a encaminarse hacia la entrada del Palacio Chigi agarrada al brazo de su marido, que "sonreía afable" por la "determinación improvisada" de su esposa.