Ex esposa de Sarkozy trata de lograr retirada de libro sobre relación pareja

Cecilia Ciganer Albéniz ha recurrido a la Justicia para prohibir la publicación de una obra que apunta que la ex primera dama de Francia se divorció de Nicolas Sarkozy porque seguía enamorada "del amor de su vida", un conocido publicista, y que estaba harta de ser "la mujer de". El Tribunal de Gran Instancia de París se pronunciará mañana sobre el recurso presentado por los abogados de la ex esposa del presidente francés para la retirada de las librerías de la obra "Cecilia", de la periodista Anna Bitton, que salió hoy en Francia. Los representantes de Cecilia, quien desde su divorcio el pasado octubre ha desaparecido de la escena pública y se ha refugiado en Londres, pidieron además una multa de 200.000 euros por cada libro publicado. En la obra, la reportera del semanario "Le Point" asegura que la separación de Sarkozy y su esposa fue una "declaración de amor" de Cecilia al publicista Richard Attias, con quien mantuvo una relación extra-matrimonial en 2005. "Richard es la persona que más he querido en toda mi vida. Creo que nunca antes había amado", habría declarado la ex primera dama, según extractos de la obra publicados hoy por "Le Point". De su ex esposo, Cecilia habría repetido a menudo desde que la pareja entrara en crisis que es un "mujeriego", algo que las malas lenguas llevaban asegurando desde hacía años, escribe Bitton. Todos estos elementos, junto a su hastío de ser "la mujer de" un político, primero, y de un presidente, después, habrían provocado su divorcio y partida del Elíseo, a los cinco meses de su fotografiada entrada del brazo de Sarkozy, recién elegido. Ésta no es la primera vez que Cecilia recurre a la vía judicial contra la publicación de una obra: en 2005 la intervención personal de Sarkozy impidió que saliera a la luz una biografía sobre ella, que después se divulgaría en versión narrativa. "Cecilia" coincide, además, con la aparición de otras dos obras sobre la ex primera dama. El primero, "Rupturas", de los periodistas Michael Darmon e Yves Derai, describe a una Cecilia de comportamiento heroico que viajó el pasado julio a Libia para liberar al equipo médico búlgaro acusado de inocular el virus del sida a centenares de niños. Según sus autores, la ex esposa de Sarkozy ordenó a los dos guardaespaldas franceses que la acompañaban que "hicieran saltar los cerrojos de las células" de la prisión donde se encontraban los detenidos "con sus armas". La segunda obra, "Cécilia. La face cachée de l´ex première dame", de los periodistas Denis Demonpion y Laurent Léger, revela que Sarkozy estuvo hospitalizado en secreto el pasado octubre, poco después del anuncio de su divorcio, para ser intervenido de un flemón en la garganta.