El estado de salud de ex presidente indonesio Suharto sigue crítico

La salud del ex presidente indonesio Suharto, de 86 años, continúa hoy en estado crítico y necesita de diálisis y transfusiones de sangre para eliminar líquidos y mejorar la cantidad de hemoglobina en su cuerpo, según el último parte médico. El jefe del equipo de especialistas que atiende al ex mandatario, Mardjo Soebiandono, informó hoy a la prensa en el Hospital Pertamina de Yakarta, donde ingresó el paciente de urgencia el viernes pasado, que Suharto está consciente y no necesita de respiración asistida. Señaló que "su estado es inestable" y que algunos de sus órganos siguen sin funcionar de manera apropiada. El hombre que gobernó Indonesia desde 1967 hasta 1998, cuando dimitió en medio de una crisis económica y crecientes protestas sociales, acudió a Pertamina el 4 de enero con hipotensión, un edema y otros problemas menores. Un equipo de más de cuarenta doctores le aplicó una diálisis al poco de ingresar, mientras trabajaba para controlar la presión sanguínea y elevar el número de hemoglobina en su sangre. El fin de semana experimentó una mejoría, pero el martes pasado sufrió una recaía tras aumentar el líquido en sus pulmones, que le causó complicaciones respiratorias, y un descenso de la cantidad de glóbulos rojos. Los médicos también detectaron entonces problemas cardíacos a Suharto, a quien se implantó un marcapasos en 2001, sin que Mardjo Soebiandono haya informado sobre si son graves. Suharto ha sufrido en el pasado embolias y hemorragias internas, además de otros problemas derivados de su avanzada edad. Su nombre encabeza las listas de dirigentes más corruptos del Banco Mundial (BM) y de la organización Transparency International, aunque nunca se le ha podido juzgar en Indonesia debido a su delicado estado de salud.