Un expedicionario polar se casa en una cámara refrigeradora

Un expedicionario checo del Polo Norte, Vaclav Sura, y su prometida, Martina Kolouchova, contrajeron matrimonio en una cámara refrigeradora a 30 grados centígrados bajo cero a las afueras de Praga. Sura, conocido por sus trayectos sobre esquís en el Ártico, que conquistó hace un año con grave riesgo para su vida, quiso sellar su unión en las bajas temperaturas a las que está acostumbrado, informó hoy la prensa checa. La teniente de alcalde de la localidad de Uvaly, Helena Vanova, que ofició la ceremonia, declaró que no estaba dispuesta a aguar la fiesta y que "todo lo contrario", le "pareció muy buena la idea". Al acto, celebrado el sábado y que duró unos treinta minutos, no asistieron los más jóvenes de la familia, que aguardaron fuera de la cámara. Fue necesario usar una tinta que no se congela para firmar el acta y para los adornos florales, una variedad de rosal llamado "polar", procedente de Holanda, que aguanta bajas temperaturas. La novia fue la que sugirió la cámara refrigeradora como alternativa para no tener que organizar una comitiva nupcial al polo, lo que habría resultado prohibitivo aunque parece que era el auténtico sueño de Sura.