Una familia chilena ha perdido tres casas por incendios espontáneos

Una modesta familia del sur de Chile sufrió el jueves la destrucción de su vivienda a causa de un incendio espontáneo, el tercero que les afecta en menos de un año, en un fenómeno inexplicable para los bomberos o la policía y atribuido por otros a la pirokinesis o a la acción del demonio. Además, dos o tres veces a la semana la familia debe hacer frente a pequeños incendios que surgen en distintos sectores de la casa, todos ellos espontáneos, según la prensa chilena. Los incendios, que tienen como víctimas a los nueve miembros de la familia Araya Poblete, han convulsionado a los habitantes de la pequeña localidad de Cumpeo, en la región del Maule, a unos 250 kilómetros de Santiago. El fuego del jueves se declaró por la tarde en uno de los dormitorios de la casa, cuando sólo una de las hijas de la familia, María Araya Poblete, de 20 años, se encontraba en el lugar durmiendo la siesta. Las llamas consumieron la vivienda y todos los enseres de la familia, que quedó "con lo puesto", según dijeron a la prensa local. Rumildo Corvalán, superintendente del cuerpo de Bomberos de Cumpeo, aseguró que ni éste ni ninguno de los anteriores incendios tienen una explicación lógica. El caso ha despertado el interés de especialistas en fenómenos paranormales, que creen que los incendios son causados por pirokinesis, facultad que estaría radicada en el subconsciente de algunos miembros de la familia. Sin embargo, ni los bomberos, ni la policía, ni la iglesia católica o la evangélica del pueblo han atinado a encontrar una explicación creíble, aunque tras el fuego de ayer intervino un nuevo actor: el laboratorio de Criminalística de la Policía de Investigaciones. Los miembros de la familia, que fueron albergados por la municipalidad de la vecina ciudad de Río Claro, dijeron al diario La Tercera que el incendio de ayer les cogió por sorpresa, pues tras la ayuda de un pastor evangélico se creían a salvo. Según Hugo Zepeda, licenciado en Teología y estudioso de fenómenos paranormales, afirmó que los responsables de los incendios son los demonios. "Es necesario que se haga una investigación más a fondo, porque pueden haber otras causas que van más allá de lo paranormal, que sería la actuación de espíritus malignos", afirmó Zepeda en declaraciones al diario El Mercurio. A su juicio, el fuego que afecta a la familia Araya Poblete "no es totalmente natural", como sí sucede en la "pirokinesis". "Aquí han ocurrido ciertos fenómenos que no son propios de la ´pirokinesis´", afirmó Zepesa, que sin embargo no descarta que también esté presente este último fenómeno, del cual se "aprovecharían" los demonios. El fuego que afecta a la familia de Cumpeo "no respeta las leyes físicas", aseguró, y precisó que en una ocasión se quemó una prenda de ropa y al lado había un bidón con gasolina, que se derramó y no se inflamó. Según Zepeda, el demonio no siempre actúa por posesión, es decir, cuando penetra en el cuerpo de la persona, sino que también puede haber "manifestaciones diabólicas de grado inferior", donde los espíritus "se aprovechan de las facultades de las personas y la proyectan hacia el mal". La solución, para Zepeda, "siempre pasa por una bendición de la casa a manos de un sacerdote o incluso de un pastor evangélico, porque cuando actúa el demonio de nada sirven la ciencia o la psicología, sino solamente la fuerza de la oración". Sin embargo, según recuerda la prensa local, la familia Araya Poblete ya ha recurrido a la religión, sin ningún sin resultado.