El hijo de Al Gore se declara culpable de posesión de drogas

Al Gore III, el hijo menor del ex vicepresidente de EEUU Al Gore, se declaró hoy culpable de los cargos de posesión de drogas presentados contra él tras su detención el pasado 4 de julio cuando la policía le paró por exceso de velocidad. El joven, de 24 años, conducía a más de 160 kilómetros por hora en su Toyota Prius cuando la policía le dio el alto y encontró marihuana y otras drogas en su poder sin prescripción médica. Aunque el joven Gore aceptó su culpabilidad de los cargos presentados, el fiscal encargado del caso, Jaime Coulter, aclaró que su testimonio puede ser eliminado si completa con éxito un programa de desintoxicación. De ahí que el plazo para la sentencia se ha demorado hasta el próximo 7 de febrero, y en el caso de que Gore haya seguido el programa con éxito un año más tarde los cargos pueden ser retirados. Según el portavoz de la oficina del fiscal del distrito, Farrah Emani, Gore ingresará en el programa de rehabilitación de manera inmediata. Al Gore III contaba con una detención anterior por posesión de marihuana en 2003. En la actualidad, Gore reside en Los Ángeles, donde trabaja al frente de la revista GOOD, centrada en temas filantrópicos para jóvenes.