Un hombre escala ilegalmente por sexta vez el rascacielos más alto de China

Un individuo cuya identidad aún no ha sido revelada se ha convertido en la sexta persona en escalar ilegalmente la fachada de la torre Jin Mao, de 88 pisos y 420,5 metros de altura, el rascacielos más alto de China y el cuarto mayor del mundo, informó hoy el diario "Shanghai Daily". El hombre, vestido con una camiseta negra, tardó más de cuatro horas en alcanzar el techo, mucho más que el experimentado "Spiderman francés" Alain Robert, un escalador que, vestido como el popular "hombre-araña", recorrió la fachada de la Jin Mao en media hora, y que hasta hoy era la quinta persona en haberlo conseguido. El sexto en desafiar el cartel de "no escalar", en chino y en inglés, instalado a los pies de la torre, comenzó su ascenso en la tarde de ayer, y no terminó hasta cerca de la medianoche, después de tener que detenerse a tomar un respiro cuando estaba cerca del piso número 80, según la policía local. Mientras Robert, que llevó a cabo su objetivo hace dos meses, fue retenido durante cinco días en una cárcel para extranjeros y expulsado del país a continuación, su nuevo imitador, probablemente chino, se enfrentará a un castigo en prisión de entre cinco días y dos semanas. "Se subió a un contenedor de basura, se agarró a un pilar de la fachada y rápidamente dio el primer salto y se puso a escalar", explicó un oficinista que trabaja en la torre, uno de los primeros testigos en verlo subir. La policía del distrito de Pudong, donde se encuentra la zona financiera de Lujiazui, repleta de rascacielos, de la que la Jin Mao es una de las construcciones más emblemáticas, trató en vano de convencerle para que abandonase su escalada, aunque no lo consiguió hasta que llegó arriba y fue detenido. La torre Jin Mao perderá pronto el honor de ser el edificio más alto del país, ya que detrás de ella se está terminando la construcción del Centro Financiero Internacional Shanghai Hills, que tendrá 101 pisos y 492 metros cuando se inaugure en 2008. El 18 de febrero de 2001, el zapatero Han Qizhi, "precipitado por un repentino impulso", según dijo, se convirtió en la primera persona en escalar la torre, lo que también le costó dos semanas de prisión.