Un juez paraliza la tala del "castaño de Anna Frank"

El titular del juzgado de instrucción de Amsterdam que tramita el proceso de urgencia sobre la posible tala del llamado "castaño de Anna Frank" decidió hoy no autorizar el corte del árbol centenario, según informó la agencia holandesa ANP. La tala del árbol estaba prevista para mañana, pero la Fundación Holandesa para la Protección del Árbol y un grupo de vecinos intentaron bloquear esa decisión por vía judicial. El juez aceptó los argumentos de los defensores del castaño tras visitar el lugar donde está ubicado, junto a la casa-museo de Anna Frank. La pasada primavera, el Ayuntamiento de Amsterdam concedió permiso al dueño del árbol para talarlo al estar afectado por una enfermedad que pudre el tronco y debilita las raíces. Tanto el Ayuntamiento como el dueño del emblemático árbol -de entre 150 y 170 años- esgrimen como argumento para cortarlo el riesgo de que se desplome en caso de temporal, lo que pondría en peligro los edificios que lo rodean. Pero la Fundación Holandesa para la protección del Árbol asegura que un estudio técnico ha demostrado que el castaño tiene suficiente resistencia como para soportar aún fuertes vientos. El centenario árbol está situado en el jardín de una casa frente al canal, próximo a la vivienda de la famosa niña judía, en cuyo diario aparece citado varias veces.