Un padre y su hijo hallan un tesoro con un detector de metales

Un padre y su hijo hallaron con un detector de metales el tesoro vikingo de mayor relevancia encontrado en el Reino Unido en más de 150 años, informaron hoy las autoridades locales. David y Andrew Whelan se toparon el pasado enero con un botín vikingo en buenas condiciones que incluía, entre otros objetos de valor, 617 monedas de plata, un brazalete de oro y una jarra labrada en plata, fabricada en Francia en la primera mitad del siglo IX, cuando rastreaban un área de la localidad norteña de Harrogate. El Museo Británico, donde esas piezas fueron examinadas por especialistas, señaló que el tesoro tiene "relevancia mundial". Los objetos encontrados, que datan del siglo IX, proceden de lugares tan variopintos como Afganistán, Irlanda, Rusia, Escandinavia y la Europa continental, según los expertos del museo. La mayor parte de las piezas estaban en el interior de la jarra plateada, considerada el hallazgo más espectacular, que podría haberse utilizado en servicios religiosos y que probablemente los vikingos robaron de un monasterio o les fue entregada como tributo. Entre las monedas se aprecian algunos ejemplares únicos, que aportan información nueva y valiosa sobre la historia de Inglaterra a comienzos del siglo X, así como del condado norteño de Yorkshire. Otras de esas monedas guardan relación con el islam, el cristianismo y religiones anteriores. Además, un tribunal de Harrogate declaraba hoy el hallazgo "tesoro nacional". El juez de instrucción de North Yorkshire Geoff Fell comentó que el caso de los objetos encontrados por los Whelan era uno de los "más increíbles" y señaló que en este condado inglés se sentían "muy orgullosos" de su herencia vikinga. Por otro lado, en una conferencia de prensa hoy en el Museo Británico, el comisario Jonathan Williams subrayó la "importancia histórica" de las piezas halladas, de las que indicó que "cuentan una historia diferente de ese periodo".