Un pescador escocés derrota plan golfista del multimillonario Donald Trump

La obstinación de un humilde pescador escocés apegado a su tierra ha logrado derrotar el proyecto del multimillonario estadounidense Donald Trump de construir el mayor complejo de golf del mundo en unos terrenos de gran interés ecológico y científico. Trump, que no está acostumbrado al papel de perdedor, tuvo que soportar, sin embargo, la pasada noche la derrota de su proyecto de construir dos campos de golf para campeonatos, un hotel de cinco estrellas y numerosos apartamentos para golfistas en un paraje de dunas cerca de la localidad escocesa de Aberdeen. El polémico proyecto había logrado ya la luz verde de un comité de planificación, pero en una decisión no esperada por el multimillonario, los miembros del comité de infraestructuras del condado de Aberdeenshire lo rechazaron finalmente gracias al voto decisivo de su presidente. Un portavoz de Trump expresó a la BBC de Escocia su sorpresa y decepción por lo ocurrido, dijo que están estudiando la posibilidad de presentar un recurso al propio Gobierno de Escocia y agregó que el empresario podría invertir en algún otro lugar de Europa, por ejemplo, en Irlanda. La negativa del pescador escocés, Michael Forbes, de 55 años, a vender el terreno donde estaba su casa a pesar de haber recibido una oferta de 522.000 euros del empresario, resultó decisiva a la hora de movilizar a los ecologistas opuestos al complejo golfista. En una reciente conferencia de prensa, Trump criticó al pescador y dijo que su propiedad era una auténtica "desgracia" que afeaba su grandioso y visionario proyecto. El director para desarrollo internacional de la empresa de Trump, George Sorial, negó en todo momento la posibilidad de que el complejo de golf se construyera fuera de la zona de dunas. "No. Ése no es nuestro estilo. Somos propietarios de algunos de los mayores edificios residenciales del mundo. Pensamos a lo grande", se ufanó Sorial entonces. Según Mickey Foote, de la organización ecologista local "Sustainable Aberdeenshire", Trump es el principal culpable de su fracaso porque, pese a cortejar a políticos y empresarios locales, mostró gran insensibilidad al criticar al pescador. "Cuando uno llega nuevo a un vecindario, hay que tratar de llevarse bien con los vecinos y no ridiculizar el estilo de vida de alguien que sólo aspira a vivir su vida. Es algo que no gusta a la gente de aquí", agregó Foote. El David que se enfrentó a Goliat, el pescador Forbes, declaró anoche tras conocer la decisión del Ayuntamiento: "Espero que Trump se haya enterado finalmente de que no somos un montón de berzas. Nos hemos apañado muy bien sin él hasta ahora y seguiremos apañándonos".