El polaco muerto en aeropuerto de Vancouver, parodiado en un vídeo en la red

"Megaman contra el inmigrante polaco" es el título de un vídeo en el que se parodia la muerte del ciudadano polaco Robert Dziekanski, que falleció en octubre en el aeropuerto de Vancouver (Canadá) después de que varios policías le aplicaran una descarga eléctrica de más de 50.000 voltios. "Megaman contra el inmigrante polaco", que imita el formato de un videojuego y ya aparece en la pagina web Youtube, presenta al superhéroe recorriendo las instalaciones del aeropuerto hasta que se topa con el polaco, quien sufre un ataque de ira y se convierte en un peligro para la seguridad de la terminal, informó hoy la cadena polaca de televisión TVN 24. En ese momento, cuenta con varias alternativas para reducir a su oponente, entre ellas la de buscar un intérprete para entender a Dziekanski, aunque finalmente decide aplicarle una potente descarga eléctrica con una pistola Taser, que fue el arma utilizado por los policías en el caso real. La representante de la comunidad polaca en Canadá, Agnieszka Magdolen, ha criticado este vídeo que calificó de "falta de respeto para el fallecido, su familia y los polacos que residen en Canadá", según las mismas fuentes. Por su parte, el autor del mismo, el canadiense Mike Greenway, alega que "Megaman" pretende ser una parodia y muestra un uso indebido de las pistolas Taser por parte de la Policía Montada. El vídeo alude así al fallecimiento de Robert Dziekanski, de 40 años, quien murió en Canadá tras ser sometido a una descarga eléctrica por parte de la policía en el aeropuerto de Vancouver, adonde voló en octubre para visitar a su madre, que reside en este país. El caso conmocionó a la opinión pública polaca, después de que medios del país relataron que a Dziekanski se le mantuvo recluido durante horas en una sala, donde su desconocimiento del inglés y los engorrosos trámites aduaneros le llevaron a perder los nervios y arrojar una silla y una mesa contra una pared de cristal. Cuatro agentes acudieron para reducirle y utilizaron para ello varias descargas eléctricas, que le provocaron la muerte. Un pasajero canadiense filmó los hechos en vídeo y entregó la cinta a las autoridades de su país, que abrieron una investigación para esclarecer la actuación de los agentes.