Al presidente islamista turco Abdullah Gül se le "olvida" el ayuno de Ramadán

El presidente de la República de Turquía, el islamista moderado Abdullah Gül, olvidó su ayuno en el primer día de Ramadán. En su primera visita como nuevo jefe de estado turco, que le ha llevado a una gira por el pobre y tradicionalista sudeste del país, Gül se llevó sin darse cuenta un vaso de agua a la boca, algo que junto al comer, fumar y practicar relaciones sexuales, está prohibido por la tradición musulmana durante el ayuno de Ramadán. Además, el flamante presidente tuvo la mala suerte de que este hecho ocurrió durante una reunión televisada por todas las cadenas del país. "¿Por qué no me habéis avisado? -preguntó contrariado Gül al darse cuenta de su error-. Estaba ayunando". El Ramadán, noveno mes del calendario lunar musulmán (no oficial en Turquía) durante el cual los creyentes ayunan entre la salida y la puesta de sol, comenzó la noche del miércoles por lo que hoy fue el primer día de abstinencia para muchos turcos. Con todo, su seguimiento es bastante desigual en un país laico como Turquía y lo más relevante de estas fechas es el ambiente festivo y familiar de las cenas de ruptura del ayuno, incluso entre aquellas personas que no lo practican. La anulación involuntaria del ayuno, como en el caso del presidente Gül, provoca que el afectado deba añadir un día más de ayuno a los 30 del mes de Ramadán. La elección de un musulmán practicante como presidente de la laica república turca despertó ciertos temores entre los círculos seculares del país. Sin embargo, Gül ha procurado templar los ánimos desde su designación evitando aparecer en público con su mujer, cubierta por el velo islámico, y ofreciendo alcohol en todas sus recepciones oficiales.